Para el presidente de YPFB, la nacionalización de la industria es motivo de orgullo, "solo desde 2006 a 2015 hay inversiones del orden de los US$11.500M, mientras que antes era solo de US$3.500M".

"El país recuperó su cadena productiva (en esa industria) en un 100%, donde todos los recursos obtenidos son reinvertidos", dijo Achá.

En el plenario "¿Un camino global para las gigantes de estatales?", el presidente Ejectivo de YPFB de Bolivia, Guillermo Achá, enfatizó que la nacionalización de la industria de hidrocarburos en su país ha sido un golpe a la cátedra, y ha quedado demostrado que el gobierno ha sido y es capaz de ser un buen administrador.

De lo anterior, Achá recalcó que la nacionalización de la industria de los hidrocarburos permite "distribuir bien, de manera ordenada y equilibrada los recursos del país para que todos puedan ser beneficiados de aquello".

El titular de YPFB dijo que con lo anterior, "el país recuperó su cadena productiva (en esa industria) en un 100%, donde todos los recursos obtenidos son reinvertidos", agregando que "cuando el sector era administrado por privados, la reinversión bordeaba los US$300M, actualmente con la administración del gobierno llega a US$4.000M".

Es más, para el presidente de YPFB la nacionalización de la industria es motivo de orgullo, "solo desde 2006 a 2015 hay inversiones del orden de los US$11.500M, mientras que antes era solo de US$3.500M".

Solo como dato, desde la nacionalización "hubo un 122% de incremento del uso del gas natural en el país, los cual masificó la industria, y por ende las inversiones", concluyó.