El gobierno de Guyana emitió un comunicado en el cual informó que la compañía petrolera estadounidense Exxon Mobil puede continuar su trabajo de exploración en las aguas del país caribeño sin temer a que se vean afectadas por las tensas relaciones diplomáticas que este país mantiene con Venezuela.

En tal sentido, David Granger, presidente de Guyana, expresó que se ha reunido con representantes de la empresa para expresarles el respaldo de su Gobierno a sus operaciones en un territorio que, según dijo, es exclusivamente guyanés

Asimismo, expresó que “el reclamo de Venezuela es la peor intromisión en la soberanía de Guyana”, refieriendose a la disputa diplomática que mantiene con el gobierno venezolano, que emitió un decreto a finales de mayo declarando la soberanía venezolana sobre las aguas de la costa de Esequibo.

Subrayó que en el comunicado que la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad del Caribe (Caricom) han sido informadas de esta controversia.

La reacción de Guyana se debe al decreto firmado por Venezuela el pasado mes de mayo en el que, según el primero, el segundo modifica sus fronteras marítimas para incluir una amplia zona que lleva décadas reclamando a Guyana y que incluye un territorio donde recientemente se descubrió un importante yacimiento de petróleo.

Antes de emitir el decreto, Venezuela había escrito en dos ocasiones a la filial local de la petrolera Exxon Mobil pidiéndole que se abstuviera de explorar los recursos petroleros en el área. En ambas ocasiones, el Gobierno de Guyana emitió fuertes objeciones.