Una masiva filtración de datos de tarjetas de crédito de clientes de bancos chilenos fue dada a conocer esta noche a través de redes sociales, la que podría afectar potencialmente a más de 14 mil personas.

Se trata de un documento de texto difundido por un grupo de hackers autodenominados TheShadowBrokers a través de la red social Twitter. El primer reporte al respecto lo entregó el blog de tecnología nacional FayerWayer.

BioBioChile pudo comprobar que muchos de los nombres en el documento pertenecen a personas reales. De la misma forma, varios de los números de tarjetas de crédito, fechas de expiración y códigos de seguridad también son válidos.

Aunque el ataque apunta principalmente al Banco de Chile, hay por los menos otras 12 entidades involucradas, entre ellas los bancos BCI, Falabella, Santander y BancoEstado.

La cuenta de los hackers, abierta recién en junio de este año, considera varios mensajes de protesta en inglés contra el “gobierno”, sin indicar a qué país se refiere. “Su gobierno paga para espiarnos. Su gobierno es nuestro blanco, ustedes lo pagarán. Nosotros no perdonamos”, indica un mensaje fijado al inicio de su línea de tiempo. De igual forma, exigen la liberación de personas a través de lo que parecen ser nombres en clave.

El senador Felipe Harboe confirmó la información tras contactar al Banco de Chile. Además sugirió que es necesario que el Gobierno designe a un delegado que se dedique exclusivamente a la ciberseguridad, tras la masiva filtración de datos de tarjetas de créditos de bancos chilenos. “Chile está muy atrasado en esta materia”, indicó.

SBIF confirma masiva filtración de tarjetas

Posteriormente, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) emitió un comunicado donde confirma el hackeo de las tarjetas, aunque asegurando que la mayoría de ellas se encuentran inactivas.

“La publicación fue hecha por el grupo de cibercriminales autodenominado ShadowBrokers, que publicó el número de tarjeta, el número de seguridad (CVV) y la fecha de expiración de estos productos”, explica la institución.

“La Superintendencia se ha contactado con las entidades afectadas, a las que se les ha instruido tomar las medidas para resguardar a los clientes titulares de las tarjetas afectadas, comunicarse de forma clara y oportuna con ellos y tomar todas las acciones de seguridad necesarias para aclarar el origen del incidente”, concluye.

BancoEstado cifró en 701 los clientes afectados por la filtración masiva de datos de tarjetas de crédito de bancos chilenos.

Al igual que BCI y Banco de Chile, que también se vieron afectados, la entidad procedió al bloqueo inmediato de las tarjetas involucradas.

Asimismo, indicaron que comenzaron a contactar a los clientes para informales lo sucedido.

BCI informó que bloqueó inmediatamente estas cuentas.

A través de Twitter el banco comunicó que “Bci realizó el bloqueo inmediato de las tarjetas de crédito cuyos datos fueron filtrados”.

Asimismo, indicaron que se están comunicado vía SMS con los clientes afectados, de acuerdo al “procedimiento habitual para evitar cualquier tipo de fraude”.