Houston. Halliburton Co, la segunda compañía mundial de servicios para campos petrolíferos, reportó este lunes una ganancia trimestral más alta de la esperada dado que más perforadores demandaron sus servicios para la extracción de petróleo y gas de esquisto en Estados Unidos.

La demanda por energía generada con gas de esquisto sigue aumentando en todo Estados Unidos, pese a los bajos precios del gas natural, en medio del clamor por la independencia energética del país y un impulso a los sectores químicos y de transporte.

La ganancia neta en el tercer trimestre trepó a US$683 millones, o 74 centavos por acción, desde los US$544 millones, o 60 centavos por papel, el mismo período del año anterior.

Sin contar ítems extraordinarios, Halliburton ganó 94 centavos por papel, superando la estimación promedio de analistas de 92 centavos, según Thomson Reuters.

Las ventas subieron un 40% a US$6.550 millones. Los analistas esperaban US$6.390 millones.

Los productores están invirtiendo miles de millones de dólares en desarrollar campos de gas esquisto en Estados Unidos, presionando al mercado por equipos y permitiendo que las compañías de servicios mantengan precios más altos.

Muchos analistas esperan que el auge por esquisto en América del Norte dure al menos el 2012, pese a la débil economía en Estados Unidos.

"Pese a la preocupación macroeconómica de corto plazo, sigo creyendo en las perspectivas de largo plazo para nuestro negocio", dijo el presidente ejecutivo de Halliburton, Dave Lesar, en un comunicado.

La compañía dijo que la ganancia por las operaciones fuera de Estados Unidos "se recuperaron a la tasa que esperábamos", durante el tercer trimestre.

Los retrasos en Irak y el cierre de las operaciones en Libia durante el tercer trimestre presionaron a los resultados, dijo la compañía.

Tres torres de perforación empezaron a operar en Irak hacia el cierre del tercer período. Y en Libia, donde casi se ha logrado expulsar al gobernante Muammar Gaddafi, la compañía está evaluando una reapertura.

Ahora Halliburton ha dejado atrás un importante lastre vinculado con su ex unidad KBR Inc, que recientemente llegó a acuerdo en una disputa que duró cinco años por componentes defectuosos en los ductos de campos petrolíferos submarinos frente a Brasil, por US$200 millones.

Las acciones de la compañía, que tiene su base en Houston, bajaban un 5,9% a US$35,21.