Contar con una completa base de datos vitivinícola georreferenciada, incorporando tecnología de última generación, es el principal objetivo del proyecto “Cartografía digital del viñedo chileno en la Región del Maule”.

La iniciativa, financiada por el Ministerio de Agricultura de ese país, a través de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), y el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC), es ejecutada por el Centro de Geomática y el Centro Tecnológico de la Vid y el Vino de la Universidad de Talca.

El proyecto -que comenzó a ejecutarse en septiembre del 2009- es una propuesta pionera a nivel nacional.

La aplicación Webmapping permitirá a los productores consultar información acerca de su patrimonio y variables de interés. Además, esta herramienta será empleada para actualizar la información de sus propiedades, modificaciones de tratamientos y actividades realizadas sobre el patrimonio al final de cada período productivo.

Para los coordinadores Carlos Mena y Yerko Moreno, esta iniciativa permitirá generar un sistema integrado de control y gestión para el sector vitivinícola de la Región del Maule, que incorpore una plataforma gráfica y digital que da cuenta de la ubicación espacial de las plantaciones vitícolas, así como de información técnica de las unidades mínimas de producción vinícolas. Esto permite conocer la técnica de riego, cepas, capacidad, bodegas,  utilizando Sistemas de Información Geográfica (SIG) y Webmapping (cartografía en la red).

El proyecto se está desarrollando por etapas. Estas incluyen la recopilación y sistematización de la información base; el diseño y aplicación de encuestas a productores; la producción e integración de información geoespacial con sus respectivos atributos; diseño y desarrollo de un visor catastral que facilitará la difusión y transferencia de los resultados.

Al respecto, Marcelo Canepa, supervisor del proyecto de FIA, señaló que “esta iniciativa permitirá  apoyar el desarrollo de la zona del Maule en una de sus actividades más características, como la vitivinicultura, incorporando a la tradición vitivinícola regional, las técnicas de los Sistemas de Información Geográfica”.

Agregó que los principales beneficios  se relacionan con “la mejora en la gestión de las viñas y sobre todo aspectos como la normalización de los datos, la oportunidad de los mismos para la toma de decisiones, la obtención de estadísticas y, a medida que el sistema esté en funcionamiento, la posibilidad de la gestión de antecedentes históricos”.

Según el Catastro Vitivinícola 2007 del SAG, la Región del Maule posee 50.574 hectáreas de vides de vinificación, correspondientes al 43 % del total nacional. De ellas, 38.498 hectáreas son cepas tintas y 12.076 son blancas.

De acuerdo a la distribución de propiedades de vides para vinificación, existen 5.396 propiedades en la Región del Maule, de las cuales 30% tienen superficie menor o igual a una hectárea. Mientras que las propiedades entre 1 y 5 hectáreas alcanzan 33,7% del total regional.

Apoyo a la gestión. Actualmente, la iniciativa se encuentra en la etapa de planificación y la toma de datos con productores vitivinícolas de los valles de Curicó y Maule.

Según Canepa con las encuestas realizadas en terreno se alcanza ya un total de 14.684 hectáreas, representando cerca del 30% de la superficie estimada para la región, Además, se han incorporado digitalmente al sistema los cuarteles vitivinícolas, viveros y bodegas, junto con la información temática asociada a estos establecimientos.

Para Carlos Mena “los beneficios del proyecto se centran en la mejora de la competitividad de la industria vitivinícola regional al incorporar tecnología de primera línea que permite la focalización de recursos y un conocimiento acabado de tamaños y capacidades de producción”.

La información resultante podrá ser consultada por diferentes niveles de usuarios, permitiendo a cualquier persona en el mundo conocer las características generales del viñedo chileno en la Región del Maule.

También se contempla un nivel de usuarios registrados que pueden acceder a información espacial y estadística con mayor nivel de detalle. Estos deberán estar registrados en la base de datos y así dispondrán de una herramienta de apoyo a su gestión productiva.