El grupo cervecero holandés Heineken, que comercializa marcas como Cruzcampo, registró un beneficio neto de 227 millones de euros en el primer trimestre de este año, pese a la disminución del volumen de cerveza del grupo, anunció la compañía.

Este beneficio supone un aumento respecto a los 166 millones obtenidos por el grupo en el mismo periodo de 2012, según sus datos revisados.

El resultado de estos tres meses es menor del que se esperaba, según reconoció Heineken, debido entre otras cuestiones a que las condiciones del mercado se mantienen "inestables", por lo que anticipa un crecimiento más moderado del inicialmente estimado para el año completo.

"Se espera que las condiciones comerciales difíciles en los mercados afectados por la austeridad en Europa y las presiones inflacionarias en Nigeria seguirán afectando el desarrollo del volumen (de ventas) durante el resto del año, lo que lleva a una moderación en las expectativas de crecimiento orgánico para el año", señaló la compañía en un comunicado.

Los ingresos del grupo aumentaron un 8,1% hasta los 4.145 millones de euros, lo que refleja la consolidación del fabricante de cervezas Asia Pacific Breweries (ABP) -que controla treinta fábricas de cerveza en 14 países de la región de Asia-Pacífico- y de Asia Pacific Investment (APIPL).

Sin embargo, los ingresos disminuyeron desde una perspectiva orgánica (si se excluyen cuestiones como el efecto de las variaciones del tipo de cambio o de las operaciones de consolidación) en un 2,7%.

El volumen de cerveza del grupo disminuyó un 3,8% (un 2,7% orgánicamente) durante este primer trimestre debido al impacto a la situación económica mundial, unas condiciones meteorológicas poco favorables y a la liquidación de existencias en Francia y Estados Unidos, según el grupo.

El mayor descenso del volumen de cerveza se registró en Europa occidental con una caída orgánica del 8,7%, debido a las "condiciones meteorológicas severas con frío y humedad", junto con las "condiciones económicas difíciles y las medidas de austeridad impuestas por los gobiernos, que siguen impidiendo el gasto por parte de los consumidores".

Reino Unido, Holanda, Italia y España presentaron descensos marcados, mientras que el volumen en Francia retrocedió debido al proceso de liquidación de existencias.

Por su parte, África y Oriente Medio registró un retroceso del 4,3%, debido especialmente a que la demanda de los consumidores se mantiene débil en Nigeria.

En la región de las "Américas" el volumen también cayó orgánicamente, en un 2,4%, con descensos en mercados como el estadounidense y el brasileño, mientras que, por el contrario, el mexicano mostró crecimiento.

En Europa central y del este, Heineken perdió un volumen de un 3%, con caídas en Rusia, Polonia y República Checa.

La región de Asia-Pacífico es la única que mostró crecimiento, de un 8 %, gracias al impulso logrado por Asia Pacific Breweries de la mano del aumento del volumen del grupo en Vietnam, China, Malasia e Indonesia.

El volumen de cerveza comercializado por la marca Heineken en el segmento internacional "premium" disminuyó un 4,7 % orgánicamente.