El candidato unitario de la oposición, Henrique Capriles Radonski, no descartó en llamar de nuevo al personal de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) despedido tras el paro petrolero de 2002.

Durante una entrevista radial con el periodista César Miguel Rondón, el aspirante presidencial reiteró en la necesidad de recuperar la "operatividad" de la principal empresa de Venezuela.

"Para que la industria petrolera funcione mejor, necesitamos a todos los que están en la industria", afirmó el candidato por la Mesa de la Unidad Democrática.

Más de 32.000 empleados directos e indirectos de Pdvsa fueron despedidos sin arreglo, tras el paro convocado por la nómina mayor de la petrolera con el objeto de hacer respetar la meritocracia de la empresa y de sacar al presidente Hugo Chávez del poder.

La paralización afectó las operaciones de Pdvsa, en especial sus importaciones y desabasteció de combustible a Venezuela durante semanas.

Tras recuperar el control de la empresa, el gobierno despidió a los trabajadores e impulsó cambios operativos y laborales en la petrolera.

Incluso, la empresa asumió funciones ajenas a la explotación y comercialización de hidrocarburos como la venta de comida, la construcción de casas, el financiamiento de proyectos del gobierno entre muchos otros.

Luego del paro, la nómina de Pdvsa pasó a más de 94.000 personas, según el ministro de Petróleo y presidente de la corporación, Rafael Ramírez.