Estocolmo. La cadena minorista de indumentaria H&M dijo este miércoles que abriría muchas menos tiendas en 2018 mientras intenta responder a la transición del mercado al comercio por internet, y anunció también sus planes de lanzar un nuevo punto de venta que incorporará marcas externas junto con sus propios productos.

Tras décadas de rápido crecimiento, el segundo mayor grupo de venta de ropa por detrás del propietario de Zara Inditex ha tenido dificultades a la hora de responder al auge del llamado "e-commerce".

El mes pasado, la imagen de la empresa de origen sueco se vio aún más perjudicada por acusaciones de racismo en un anuncio publicitario.

H&M dijo que planeaba abrir alrededor de 390 tiendas nuevas y cerrar 170, aterrizando por primera vez en Uruguay y Ucrania. La cifra supone un crecimiento neto de alrededor de 220 tiendas en 2018, comparado con la cifra de 388 de 2017.

La cadena minorista, en la que la familia fundadora Persson es propietaria de una participación del 33%, mantuvo su dividendo sin cambios, pero dijo que a lo mejor otorgaba a los accionistas la oportunidad de reinvertir dividendos a través de una nueva emisión de acciones para apoyar sus inversiones financieras.

Las acciones de H&M, que cayeron más de un tercio durante el año pasado, perdían 6,8% a las 1130 GMT y era el principal lastre para el sector minorista europeo, que se dejaba un 0,55%.

"El tamaño de esa reducción sorprenderá a algunos hoy. Y también generará dudas entre los bajistas sobre por qué H&M todavía disfruta de un ráting de 'valor en crecimiento'", dijeron los analistas de Morgan Stanley, Geoff Ruddell y Amy Curry, que recomendaron "infraponderar" el papel.