París. Las dos principales compañías cementeras del mundo, Holcim y Lafarge, anunciaron este viernes que mantienen conversaciones avanzadas para una posible integración que daría lugar al mayor grupo a nivel global.

Lafarge y Holcim precisaron, que por el momento "no se ha alcanzado ningún acuerdo y no hay ninguna certidumbre de que estas discusiones conduzcan a un acuerdo definitivo".

En caso de prosperar, la unión entre varias compañías daría lugar a un gigante cementero cuyo valor rondaría los US449.490 millones.

"Lafarge y Holcim estiman que, dada la complementariedad de su cartera y la proximidad cultural entre las dos empresas, tiene sentido examinar esa unión", que de llevarse a cabo "se traduciría en efectos positivos tanto para los clientes y los empleados como para los accionistas de ambos grupos", señalaron.

Las conversaciones se basan en los principios de una fusión entre iguales a tenor de las fortalezas y las identidades de las dos compañías.

Al calor de las primeras informaciones sobre las discusiones, las acciones de Lafarge se revalorizaron hoy un 8,90% en la Bolsa de París, cuando el índice general de este mercado ganó sólo un 0,79%.

Con ese ascenso, concentrado esencialmente en las dos últimas horas de la jornada en la Bolsa de París, la capitalización bursátil de Lafarge terminó en US$25.318 millones. Durante la jornada, cambiaron de manos un 2,18% del total de sus títulos.

Los títulos de Holcim, que se negoció en el selectivo suizo SMI, cerraron con un incremento del 6,86%, hasta los 80,20 francos suizos (65,6 euros al cambio actual).

El grupo francés Lafarge tuvo el pasado año un beneficio neto de 601 millones de euros, un 65% más que el ejercicio precedente, y sobre la hipótesis de un incremento de la demanda de cemento de entre el 2% y el 4%, en febrero esperaba elevar su resultado bruto operativo (EBITDA) en US$826,2 millones.

La compañía, líder mundial en venta de materiales de construcción, especialmente en cemento, granulados y hormigón, logró una cifra de negocios de US$20.893 millones, está presente en 64 países y cuenta con 65.000 colaboradores.

A cierre del pasado ejercicio, su deuda se situaba en US$14.201 millones.

Holcim, que fabrica y distribuye cemento y otros productos de construcción elaborados, cuenta con una cifra de negocios de unos US$22.157 millones, centros de producción en alrededor de 70 países y cerca de 71.000 empleados, 6.000 menos que un año antes.

Finalizado 2013, su deuda se situaba en US$10.643 millones.

Por lo que respecta al papel de ambas compañías en España, a finales de agosto la empresa mexicana Cemex anunció su intención de fusionar con la suiza Holcim sus operaciones de cemento, hormigón y áridos en el país para adecuar la oferta a la demanda y conseguir con ello una mayor creación de valor.

Recientemente, Holcim presentó a los sindicatos una reestructuración de su negocio en España que conllevaba el cierre de 21 centros de trabajo y un ajuste de personal de 140 trabajadores, más del 20% de la plantilla española.

Desde 2008, antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, Holcim empleaba en España a más de 2.000 personas, una cifra que podría verse reducida en más de un 70% atendiendo al nuevo expediente de regulación de empleo, han indicado a EFE fuentes sindicales.