Detroit. La automotriz japonesa Honda Motor anunció el retiro de otros 378.758 vehículos en Estados Unidos, con el objetivo de reparar un defecto en el airbag.

La decisión amplía un retiro anunciado en noviembre del 2008 de 4.000 sedanes Accord y Civic, debido a problemas en el inflado del airbag, y que fue expandido a 440.000 vehículos adicionales en julio.

El último anuncio es para los modelos Accord, Civic, Odyssey, CR-V, del 2001 y del 2002, y para los Acura TL de 2002.

En algunos vehículos, el inflador aplicaría demasiada presión, ocasionando la ruptura del airbag, lo que podría resultar en heridas y fatalidades, dijo Honda.

La automotriz señaló que no estaba al tanto de más incidentes con el airbag desde que amplió el retiro en julio de 2009.

"Sin embargo, hemos determinado que no podemos estar completamente seguros de que el inflador del airbag en los vehículos agregados a este retiro tendrán el desempeño esperado", agregó.