Hong Kong. Una planta de partes de Honda Motor Co en China presionó a sus practicantes escolares para que no hagan una huelga, luego de que obreros descontentos cerraron todas sus fábricas de vehículos en el mayor mercado automotriz del mundo, dijo el domingo el South China Morning Post.

Gerentes de la segunda automotriz japonesa distribuyeron cartas pidiendo a los pasantes, quienes componen más de la mitad de la fuerza de trabajo en la fábrica de partes en Foshan, que se quedaran en la compañía, dijo el diario.

La firma les pidió que no se sumaran a una huelga que comenzó el 22 de mayo, dijo el diario, citando entrevistas con los trabajadores de 19 a 20 años en la provincia de Guangdong.

A cambio de no ir a huelga, las cartas distribuidas el lunes prometían aumentos de la paga mensual de más de 400 yuanes (unos US$60). Sin embargo, el diario citó a un trabajador de tiempo completo diciendo que los obreros estaban pidiendo un aumento de entre 800 a 1.000 yuanes al mes.

La carta, distribuida el jueves, también advirtió que los pasantes que fuesen a huelga serían castigados por la ley laboral continental.

China, la economía de crecimiento más rápido del mundo, ha sido golpeada por una serie de disputas laborales en firmas extranjeras, cuyos trabajadores han comenzado a exigir mejores sueldos y condiciones de trabajo.

Hon Hai Precision Industry de Taiwán dijo que aumentaría el salario de los trabajadores en un 20% en su unidad Foxconn en el sur de China, luego de que un décimo empleado cometió suicidio la semana pasada.

Un portavoz de Honda dijo el viernes que la compañía no tiene un cronograma para reanudar su producción.