Tegucigalpa. Mediante el desarrollo de iniciativas regionales se desarrollarán proyectos para adaptar al cultivo del frijol al cambio climático y lograr que las cadenas alimentarias sean más productivas.

Una de estas iniciativas es la adaptación del maíz y el frijol al cambio climático, como herramienta para mitigar la pobreza. Se ejecutará durante 42 meses con un fondo de US$688,722 del Fondo Coreano.

Otro de los proyectos se denomina “Estrategia de Innovación Tecnológica para mejorar la productividad y competitividad de cadenas”, con el cual los productores de pequeña y mediana escala de los principales rubros alimenticios y las organizaciones, cooperativas, y asociaciones afines tendrán beneficios directos y derivados de una mejor capacidad para competir y de una mayor productividad.

La iniciativa se ejecutará con un fondo de US$1,533,458 provenientes del Banco Internacional de Desarrollo (BID).

El otro proyecto a desarrollar es el “Programa regional de investigación en innovación por cadenas de valor agrícolas (Priica)”, con un fondo de cinco millones de euros, encaminado a contribuir al incremento de la disponibilidad y acceso a los alimentos a través de la investigación agrícola como instrumento para la lucha en contra de la pobreza y el hambre.

Francisco Enciso, secretario del sistema de integración centroamericano de tecnología agrícola (Sicta), presentó de manera reciente a la dirección de ciencia y tecnología agropecuaria (Dicta), los referidos proyectos.