Tegucigalpa. Un alza de precio a la libra de café, combinado con un desabastecimiento en los próximos tres meses, son las alternativas que se vislumbran en el sector cafetero, de acuerdo a funcionarios del Poder Ejecutivo y Judicial vinculados a la actividad.

El designado presidencial Samuel Reyes, estrechamente vinculado a la caficultura, advirtió en una emisora capitalina que la industria podría quedarse sin grano para el último trimestre.

El designado presidencial Reyes apuntó que en septiembre se vence el acuerdo para el llamado intercambio de calidad de café que existe entre productores, exportadores y torrefactores para asegurar la existencia del grano para el consumo externo.

Reyes indicó que los torrefactores han utilizado la mayoría de sus existencias y en la actualidad tienen pocas para hacer frente a la demanda nacional. Señaló que los productores del grano quieren obtener más dinero por el grano entregado a los ditribuidores, indicando que el precio actual es muy bajo.

Por su lado el titular de la Comisión del Café del Congreso Nacional y productor del grano, Mario Segura, dijo que los caficultores ya no pueden seguir subsidiando el mercado nacional con los precios bajos.

Segura indicó que ellos pueden asegurar la existencia del grano para el consumo de los hondureños, pero pagándoles los precios de mercado.

El caficultor dijo que hasta 400.000 quintales se pueden destinar para que sean procesados, pero dijo que deben recibir el precio correcto, que estimó en unos 2.400 lempiras (US$124) y no los bajos.

Reyes dijo que un precio de mercado pagado a los caficultores equivalía a que la libra de café tendría un incremento de 12 a 15 lempiras (US$0,6), de lo contrario el país se verá desabastecido.

Por su lado, Segura dijo que los caficultores ya se cansaron de seguir subsidiando al mercado nacional, ya que ellos han tenido que enfrentar precios bajos durante más de una década y nunca recibieron el apoyo del gobierno ni de ningún otro sector económico.