El Paraíso. En las laderas de la región sureste de Honduras florecen miles de cafetos nuevos, mientras los productores esperan poder aprovechar una racha de precios altos del café causada por un declive en la producción en otras regiones de Latinoamérica.

Honduras, que produce granos tradicionalmente vistos como de menor calidad a la de sus vecinos como Guatemala o Costa Rica, está tratando de elevar su producción de café arábigo y mejorar la calidad al mismo tiempo.  Unas 26.000 hectáreas se han incorporado a la caficultura, y muchas de estas comenzará a dar frutos en los próximos años.

Tostadores y compradores esperan poder empezar a ver al café hondureño como un reemplazo viable para el de Colombia, que está en su tercer año con producción menor a su promedio.

Los futuros del café arábigo (conocido también como arábica) se han disparado más de un 90 por ciento, a su nivel más alto en casi 14 años.

Los productores locales están viendo a largo plazo con la esperanza de que los precios se mantengan elevados por unos tres años, el tiempo que toma la maduración de los cafetos.

"El año pasado planté 105 hectáreas nuevas, y este año plantaré más. Hacia el 2013 comenzaremos a ver buena producción", dijo Mario Segura, uno de los productores de la región hondureña de El Paraíso.

"Los precios están motivando a todos", agregó.

Con apoyo del gobierno para la compra de fertilizantes y semillas, la producción podría subir hasta a 4.98 millones de sacos de 60 kilos en el ciclo 2012/13, 30% por arriba de los 3.83 millones de sacos esperados para 2010/11, dijo Dagoberto Suazo, director del Instituto Hondureño del Café (Ihcafe).

Eso contrasta con los casos de El Salvador, Guatemala y Costa Rica, que han registrado un declive en la producción de granos de arábigo de alta calidad en la última década, ante la desaparición de cafetales por las presiones de la urbanización y los costos laborales.

Mientras en Brasil, el mayor productor de café del mundo, está impulsando su producción de arábigos lavados, algunos tostadores señalan que los granos colectados con máquinas y cultivados en menor altitud son de menor calidad.

"Honduras tiene una posición única en este asunto: tienen la capacidad de producir más arábica lavada y podrían elevar la producción rápidamente", dijo Thompson Owen, comprador de café de Sweet Maria's Coffee.

Agregó que grandes compradores como Dunkin' Donuts han venido poniendo la mirada más hacia Honduras por volumen. La empresa dijo que no discute sus compras de café.

Cuestión de calidad. En el ajustado mercado, los diferenciales para los granos guatemaltecos se han disparado, haciéndolos menos atractivos para algunos compradores.

Las compras de Starbucks en Guatemala han caído más de la mitad en los últimos dos años, dijo Thomas Nottebohm, director de la asociación de exportadores de café de ese país.

Starbucks compró sólo 26,776 sacos de 60 kilos de café de Honduras en 2008/09, según datos del Ihcafe, pero funcionarios del país esperan que las ventas aumenten en los próximos años.

Starbucks no respondió a las solicitudes de comentarios sobre el tema.

El modesto productor Nicaragua y el recién llegado al mercado cafetalero Perú están tratando también de aumentar su producción de arábigo para compensar el déficit.

Según fuentes de la industria, Nicaragua está dando pasos más rápidos que Honduras -que enfrenta problemas con su proceso de secado y con la humedad en su puerto exportador que puede dañar los granos- para mejorar su calidad.

Más del 50% del café de Nicaragua va al mercado de especialidad, y el país ha duplicado su producción desde finales de la década de 1990, según cifras de la Organización Internacional del Café.

Por su parte, el gobierno peruano está apoyando a los caficultores para elevar la producción 20% a 4.6 millones de sacos de 60 kilos en 2015, dijo Lorenzo Castillo, director del consejo nacional del café de Perú.

Toda la producción de Perú es arábigo y el 94% se exporta.

Sin embargo, es poco probable que más café de estos países impacte en los precios internacionales, que se espera se mantengan altos este año.

"Si mantenemos el aumento en la demanda para esos cafés que hemos tenido en los últimos años, el abasto adicional que pueda aportar Honduras no va a aliviar el problema", dijo Ernesto Alvarez, director general del COEX Coffee Group, con sede en Miami.