Tegucigalpa. El gobierno se echó para atrás con el aumento de precio al litro de leche y la afirmación del ministro de la Secretaría de Industria y Comercio (SIC), Francisco Zelaya, quien este miércoles sostuvo que el incremento de un lempira (US$0,05) era más que justificado, ni siquiera duró 24 horas.

Ahora las declaraciones cambiaron de tono y de contenido, el funcionario Zelaya, quien llegó recientemente a esta dependencia del Estado, dijo haber equivocado, "reconozco mi error pero no hay ninguna justificación que diga que se puede realizar ningún aumento, el gobierno central expresa que no permitirá ningún ajuste, ni aumento ni de cinco centavos al litro de leche".

Sin embargo, los productores de leche que han esperado por más de tres meses una resolución en torno al ajuste de precios, no tomaron a bien los juegos del ministro de la SIC.

Leopoldo Durán, presidente de la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh), expresó que "la espiral inflacionaria es mundial, concentrados, combustibles, energía eléctrica, salario mínimo, productos veterinarios, si lo comparamos con la mano de obra de Nicaragua, la nuestra no es competitiva, todos los rubros requieren un reajuste".

El ganadero dijo que "estamos demandando un ajuste de precios de 1.50 lempiras (US$0,07) para recuperar los precios que hace tres años teníamos, porque a la fecha hemos recuperado apenas un 70%, queremos un ajuste digno y adecuado, muchas fincas en la costa norte anochecen y no amanecen, buscan otros rubros de mayor rentabilidad como palma africana y turismo que vienen a desplazar la ganadera en esas zonas".

Para los ganaderos el panorama no es nada halagador, "nosotros no queremos que la actividad lechera vaya a desaparecer como le está pasando a otros rubros como los porcicultores, porque ahora importamos el 70% de la carne de cerdo y en el caso bovino no hay inventarios", dijo Duran.

Añadió que "es difícil la situación que vivimos, los productores del campo nos estamos comiendo los inventarios". Los ganaderos mantenían la confianza de que el presidente Porfirio Lobo Sosa les permitiera realizar este ajuste de precios sin mayores contratiempos, pero eso no ha sucedido.

"El presidente de la República es un hombre de campo, el ajuste es para tratar de recuperar los precios, pero no es un aumento real, en diciembre y enero las plantas aumentaron precios al consumidor final pero no lo trasladaron al productor", reclamó Durán.

Por su parte, el titular la SIC se retracto y dijo que no habrá incremento al precio de la leche fluida, ante lo que el presidente de la Fenagh, respondió: "Hasta ahora sé que el gobierno es productor de leche".

El funcionario aseguró que el aumento de un lempira al litro de leche queda descartado, puesto que no se justifica el incremento.

"En este momento no se puede hablar de un ajuste", sostuvo, al tiempo que reconoció que los productores nacionales enfrentan dificultades para producir leche.

"No es conveniente hablar de un ajuste", apuntó el titular de la SIC y aseguró que las conversaciones continuarán entre los ganaderos y el personal técnico del gobierno.