Tegucigalpa. El vicepresidente de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), Juan Carlos Sikafy, aseguró que en Honduras es urgente la aplicación de una normativa que garantice la calidad del acero.

En el marco de una reunión que se llevará a cabo este próximo lunes entre el designado presidencial Samuel Reyes, el ministro de Industria y Comercio, Francisco Zelaya, y la industria del acero, Sikafi recalcó la necesidad de tocar temas sensibles para el sector construcción.

-¿Qué opina del reciente incremento al precio del acero?

En la Chico estamos en contra de cualquier aumento porque desincentiva la construcción, lo más importante es la generación de empleo. Como en el acero no podemos sustraernos del mercado internacional, debemos enfocarnos en que el acero que se venda en Honduras sea legítimo.

-¿Qué propuesta han hecho para brindar calidad al acero?

Hace dos años la cámara, a través del diputado José Azcona, introdujo un proyecto de ley al Congreso Nacional para normar la calidad del acero. En el mercado existe varilla legítima y milimétrica y para darle una diferencia descriptiva de cada una le puedo decir que en Chile los estándares de construcción son muy estrictos y solo se usa varilla que cumpla los requisitos de la norma americana, y podemos ver que después del terremoto los resultados fueron alrededor de 500 muertos, mientras en Haití, donde es un mercado de varilla milimétrica, después de Honduras, donde la gente usa esta varilla, y el resultado después del terremoto fue una tragedia y eso es lo que la cámara quiere prohibir, para que sea penado criminalmente el uso, importación, fabricación y distribución de la varilla milimétrica.

-¿Cómo se puede regular el mercado?

Mucha varilla milimétrica viene de importaciones de Guatemala y El Salvador y nadie regula nada, por eso la Cámara quiere que solo se construya bajo estándares internacionales de calidad, diámetros, medidas y pesos.¿Cuánto es el consumo de varilla en una vivienda? El acero en sus diferentes formas, varilla, canaleta, lamina de techo y clavos, ronda el cinco y seis por ciento en una casa de aproximadamente 300,000 lempiras, lo que significa unos 18,000 lempiras, o sea que si aumenta 10 por ciento, como sucedió hace unos días, el incremento es de 1,800 lempiras.

-¿Se podría volver competitivo el mercado del acero en Honduras?

La Cámara ha estado impulsando que se desgrave la importación de varilla de fuera de Centroamérica y esto no le causa daño al Estado, porque actualmente no hay empresas que importen, desde fuera de Centroamérica, justamente por esa barrera.