La Corte de Apelaciones de Choluteca resolvió que el propietario de las seis fincas camaroneras del grupo Hondufarms-Ibermar es el Estado.

Esa resolución cierra la disputa legal que un grupo de trabajadores venían ventilando en los tribunales de justicia de la zona sur del país por el derecho de propiedad de esos bienes nacionales.

Un grupo de trabajadores conocidos como técnicos, que es el personal responsable del manejo y cultivo de las seis fincas, viene ejerciendo tomas desde finales del año pasado con el propósito de reclamar la propiedad de esos bienes, lo que provocó pérdidas cercanas a 20 millones de lempiras (US$1 millón) por el extravío de 600.000 libras de camarón durante el segundo ciclo de cosecha, acciones que han continuado este año, pero con el fallo de la Corte de Apelaciones están obligados a desalojarlas.

Un juzgado de primera instancia de Choluteca había resuelto que ese conflicto legal se ventilará por la vía civil, decisión que fue apelada por la comisión administradora del grupo camaronero por considerar que la solución del problema tardaría al menos tres años, lo que se traduciría en pérdidas financieras.

Hondufarms-Ibermar ha venido siendo objeto de disputa por funcionarios, políticos, empresarios y trabajadores, quienes pretenden quedarse con los activos de esas empresas, que en el pasado pertenecieron al Banco Corporativo SA (Bancorp).

Sin embargo, la Secretaría de Finanzas emitió un acuerdo ejecutivo para que los activos fueran sometidos a una subasta pública, estimándose el precio base en 160 millones de lempiras (US$8,2 millones).

Se espera que en el transcurso del presente año se convoque al proceso, el que se ha venido postergando por el interés de algunos sectores del Poder Ejecutivo y del Congreso Nacional de apoderarse de esos activos.

Cosecha. El primer ciclo de la cosecha 2012 inició a principios de febrero, pero debido a las tomas de los técnicos, Hondufarms-Ibermar no pudo comenzar con el cultivo de las seis fincas.

Pese a los intentos por ubicar al subsecretario de Presupuesto de la Secretaría de Finanzas, Carlos Borjas, quien preside la comisión administradora, no se consiguió dado que su teléfono celular no fue respondido.

El citado funcionario no ha revelado cuáles son los planes operativos que el gobierno tiene para ese grupo camaronero durante 2012.

Al no haber respuesta de Borjas, se contactó vía telefónica al gerente de Hondufarms-Ibermar, Onán Ponce Martínez, para consultarle acerca del fallo y de la estrategia operativa para este año.

El entrevistado respondió que la resolución de la Corte de Apelaciones ha venido a ratificar lo que todo mundo sabe, el grupo camaronero es propiedad del Estado.

Además agregó que lo que ahora esperan es que la Secretaría de Finanzas transfiera 40 millones de lempiras para comenzar de inmediato el primer ciclo de cosecha.

Ponce Martínez explicó que la transferencia es un financiamiento que Hondufarms-Ibermar cancela al gobierno a más tardar en el mes de agosto, y es el capital necesario para apalancar los procesos de siembra, recolección y procesamiento del producto, el que posteriormente es exportado.

De acuerdo con el gerente, el grupo camaronero es un proyecto rentable, del cual dependen una buena cantidad de personas que tienen un empleo directo o indirecto en esa empresa estatal.

Arrendamiento. La Secretaría de Finanzas ha recibido una propuesta de arrendamiento de un grupo empresarial ligado a los circulos de poder.

El interés de la corporación es administrar Hondufarms-Ibermar por un período de tres años. El Poder Ejecutivo aún no ha emitido una respuesta.

La propuesta es una iniciativa de diputados y empresarios, quienes en los últimos dos años han venido ejerciendo una serie de presiones para que el gobierno traspase esos activos.

El grupo camaronero está conformado por Hondufarms, que es la empacadora ubicada en San Lorenzo, Valle, y las fincas Exmar, Acuatec, Fincamar, Culcasa, Ibermar y C.W y C, donde se cultivan unas 900.000 libras de camarón por ciclo. Las fincas camaroneras están situadas en Marcovia, Choluteca.