Tegucigalpa, Honduras. Honduras podría dejar de ser conocido en el mediano plazo como un país de vocación agroforestal, para transformarse en una importante nación exportadora de metales preciosos y de consumo básico.

Desde 2005, Honduras dejó de percibir entre 150 y 200 millones de lempiras (US$9,8 millones) anuales por concepto del pago de impuestos debido a que se derogaron 13 artículos de la Ley de Minería en la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

El titular de la Dirección de Fomento de la Minería, Defomin, Aldo Santos, dijo que en este momento las compañías mineras radicadas en Honduras hacen un pago voluntario porque están a la espera de que se aprueben las reformas legislativas a la referida ley.

Santos indicó que Defomin ha recibido más de 250 solicitudes para autorizar la explotación de minera metálica que impulsaría de una manera “vigorosa” la economía de Honduras.

La industria. El funcionario indicó que Honduras es un país privilegiado para el desarrollo de proyectos mineros porque existen canteras de materiales hasta en Islas de la Bahía.

“Los departamentos, sin embargo, con mayor actividad minera son: Choluteca, Francisco Morazán, Yoro, Santa Bárbara y Atlántida, así como en Copán”, expresó a la radio local HRN.

El presidente de la Asociación Nacional de Minería Metálica de Honduras (Anamimh), Santos Gabino Carvajal, expresó que existen compañías mineras diseminadas en todos los continentes que desean venir a invertir a Honduras, pero no pueden por falta de una ley adecuada.