Tegucigalpa. El proceso de licitación pública internacional para la compra de 50 megavatios de energía con diésel en Honduras continúa generando polémica.

Primero fue la tardanza para que la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) lanzara la adquisición de esa potencia, después que el costo por kilovatio hora con ese combustible era muy elevado (34 centavos de dólar) y ahora es que la mencionada empresa pública se encuentra en una situación de insolvencia.

La limitada disponibilidad de recursos es lo que ha obligado al gobierno a paralizar el cierre de la licitación, ya que el nombre de la ganadora tuvo que haberse conocido a más tardar el 30 de abril para que la generadora cumpliera con la entrega de la potencia en la fecha establecida, o sea el 1 de junio de 2011.

El gerente de la estatal eléctrica, Roberto Martínez Lozano, considera que financieramente no es recomendable pagar 34 centavos de dólar por kilovatio hora y venderlo a 14 centavos al consumidor.

El funcionario asegura que necesitan los 50 megavatios porque la demanda está casi igual que la disponibilidad de energía en el sistema interconectado de la ENEE -1,250 MW-, pero los precios ofertados por las tres empresas calificadas para la licitación -Reimcasa, CECHSA y Nacional de Ingenieros- son altos, los que a criterio del entrevistado se explican por los altos precios del diésel en el mercado nacional e internacional.