A cuatro meses de que expire el contrato del Servicio Hondureño de Medición Eléctrica (Semeh), el sector privado duda si la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) y su sindicato están capacitados para retomar con éxito las funciones de lectura, facturación y cobro eléctrico.

La determinación de no renovar el contrato a Semeh fue tomada a finales de noviembre de 2011 por el Congreso Nacional.

El gobierno, sin embargo, aún no ha determinado qué acciones efectuará para sustituir a esta cuestionada empresa.

Señalamientos. El asesor en materia energética de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), Salomón Ordóñez, expresó que si el sindicato de la ENEE o la empresa estatal efectuarán las referidas funciones, deberán capacitar al personal, adquirir logística y disponer de recursos financieros para desarrollar este proceso.

"Existe el riesgo de que la ENEE no pueda entregar la factura a los clientes y se generen problemas para colectar el dinero. El riesgo es que esta empresa puede sufrir un desfase económico", expresó.

A criterio de Ordóñez, es muy difícil que en los próximos días se lance un proceso de licitación para contratar al sustituto de Semeh.

La propuesta viable es que se efectúe un proceso de transición inteligente. Se podría ampliar, continuó, la vigencia del contrato de esta compañía por algunos meses y que el personal de la ENEE o el sindicato tomen el control de este servicio de manera paulatina.

La lectura y cobro de al menos unos 20 o 30 grandes consumidores de energía representan el 30% de los ingresos de la ENEE.

Para Ordóñez este trabajo pueden efectuarlo los ingenieros de la estatal eléctrica. El problema se enfrentará en el sector residencial porque se requerirá efectuar una compra de emergencia de al menos 50 vehículos y de los equipos de lectura, así como la contratación y la capacitación de personal para que efectúe la medición.

El director de la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM), Guillermo Matamoros, dijo al respecto que cualquier empresa que efectúe este trabajo, la facturación que pagarán los consumidores siempre será alta.

Esto, porque el 70% de la generación eléctrica depende de plantas térmicas alimentadas con bunker, que es un derivado del encarecido petróleo.

El presidente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), Adolfo Facussé, recordó que Semeh sustituyó a empleados de la ENEE que cometían actos de corrupción en el proceso de lectura, facturación y cobro eléctrico.

El ex gerente de la ENEE, Ángelo Botazi, dijo que tampoco queda claro si se mantendrá el acuerdo con la banca privada para efectuar el pago de la energía eléctrica.