Tegucigalpa. Westport no pagó una fianza de US$1.350.000, tampoco solicitó ante la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (Serna) los permisos ambientales y aún no instala las plantas generadoras.

“El presidente Porfirio Lobo debería pensar en buscar cambios importantes en la administración de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE)”, recomendó el ex presidente del Consejo Hondureño de Empresa Privada (Cohep), Amílcar Bulnes.

Según el empresario, esta sugerencia se sustenta porque las actuales autoridades de la ENEE no han funcionado como debieran.

“Miramos que el presidente Porfirio Lobo trata de poner orden en su gabinete, porque se le ha descontrolado de una manera tremenda”, indicó.

Fue del parecer que los funcionarios de la ENEE incumplieron su promesa de solventar en un plazo de dos meses los problemas de bajo voltaje en el occidente del país, el Bajo Aguán y el departamento de Olancho.

El Congreso Nacional aprobó el 13 de noviembre un contrato de emergencia a la firma Westport para generar 50 megavatios a más tardar el 24 de enero de 2012.

Estos funcionarios, continuó Bulnes, han quedado muy mal ante la opinión pública porque Westport no comenzó a generar esa energía, como así esperaban los pobladores de las referidas comunidades.

“Lo peor es que estos funcionarios le faltaron la confianza al presidente Lobo. Si los funcionarios le fallan al mandatario, le están fallando a todo el pueblo hondureño”, indicó.

Según el ex presidente del Cohep, Lobo debe poner orden y hacer los cambios pertinentes en la estatal eléctrica.

Lo viable, entonces, es que la autoridad competente debe anular o revocar este contrato lo antes posible porque se incumplió el convenio, está viciado y existen dudas razonables de que se cumpla lo pactado.

“El incumplimiento del convenio da la razón a todos los demás que objetaron la negociación de esta energía, menos a las autoridades de la ENEE que firmaron este contrato”, expresó.

Más oposición. El candidato presidencial del Partido Anticorrupción (PAC), Salvador Nasralla, coincidió en que el contrato de Westport debe rescindirse porque es “un robo en contra del país”.

El político de nuevo cuño dijo que no hay emergencia que dure 16 años.