Ante la entrada en vigencia de la nueva Ley General de la Industria Eléctrica, se encuentran en incertidumbre empresarios que aún no tienen firmado un contrato de suministro con la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), pero que invertieron varios millones de lempiras en iniciativas desarrolladas en varias zonas del país y que representan unos 475 megavatios.

Fueron infructuosos los esfuerzos de El Heraldo de buscar por la vía telefónica una reacción con la gerencia de la ENEE respecto a este tema.

El Congreso Nacional aprobó en la última sesión de la cuarta legislatura del gobierno anterior esta normativa. La ley fue liberada al Poder Ejecutivo para su sanción en abril y su publicación en el diario oficial La Gaceta ocurrió el 20 de mayo del presente año.

Impacto

Elsia Paz, ex presidenta de la Asociación Hondureña de Productores de Energía Renovables (AHPER) y en la actualidad es inversionista en este rubro, indicó que la referida legislación entrará en vigencia el 4 de julio del presente año.

A partir de esta fecha, indica esta normativa, que inicia un período de transición en el cual la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) deja de tener el monopolio estatal de generar, transmitir y distribuir energía, así, como de brindar el alumbrado público y el cobro del servicio eléctrico.

En este sentido, la estatal eléctrica se limitará a generar energía a través de sus centrales hidroeléctricas. Sin embargo, según expresó Paz, existen empresas desarrolladoras de parques eólicos y solares, así como de hidroeléctricas que a la fecha no tienen firmado un contrato de suministro de energía eléctrica con la ENEE, que sirva como una garantía para realizar un cierre financiero con las entidades crediticias.

Es de enfatizar que estas firmas, continuó, tienen la capacidad de generar unos 475 megavatios mediante fuentes renovables, que al entrar en operaciones representarán millones de dólares en ahorro porque se dejará de importar búnker.

Sin embargo, en la referida ley se establece que las licitaciones de nuevos contratos deberán realizarse mediante la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (CREE), entidad que aún no existe, y sustituirá a la Comisión Nacional de Energía (CNE). Según Paz, este proceso de transición para que la ley se aplique de manera plena puede durar entre dos y tres años.

“Creo que durante este período de veda perderemos muchas inversiones y se postergará una serie de iniciativas que en este momento están en una etapa avanzada de negociación”, indicó.

Fue del parecer que existen inversionistas que apostaron traer capital a Honduras con base a las reglas de juego establecidos en la Ley de Incentivos para la generación de energía renovable. “En esta situación se encuentra la empresa alemana Nordex y de la firma One Capital”, dijo.

“El gobierno prometió que estos contratos de suministros en febrero del presente se aprobarían los contratos denomidos como PPA y que la ley se publicaría en La Gaceta hasta que se cumpliera este proceso”, señaló la empresaria.