Este domingo y lunes estarán paralizadas las operaciones administrativas en la debilitada Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), luego de que fracasara el diálogo y la capacidad de negociación obrero patronal.

En el término de un año el gerente de la estatal, Roberto Martínez Lozano ha enfrentado, con este, el tercer paro de labores convocado por el Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Stenee).

El paro comenzó este domingo  y se prolongará hasta las 14:00 de este lunes, donde se suspenderán las labores de manera definitiva durante toda la jornada.

Los afectados serán los clientes de la ENEE que se personan a efectuar reclamos por alta facturación, a solicitar reconexiones o la instalación de un medidor, entre otros trámites. El personal técnico se mantendrá en sus puestos de trabajo en las hidroeléctricas, oficinas regionales y las cuadrillas atenderán las emergencias.

Denuncias. Miguel Aguilar, presidente de esta entidad gremial ha denunciado que mediante recomendaciones políticas se contrató a personal supernumerario o paracaidistas. El impacto económico en la planilla mensual de la ENEE asciende a unos ocho millones de lempiras.

Para Benjamín Bográn, representante del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) ante la junta directiva de la estatal, estos recomendados políticos adquieren los mismos derechos labores que los demás trabajadores de la ENEE. "El proceso de despido de personal supernumerario en esta empresa es mucho más difícil que contratarlo, debido a las conquistas sindicales que los amparan", expresó Bográn.

El gerente de la ENEE ha expresado que de existir paraidistas en la institución serán despedidos. Sin embargo Martínez Lozano enfrenta compromisos, porque él es presidente de la comisión política del Partido Nacional. Las bases de su entidad proselitista han reclamado durante 2010 a sus autoridades por espacios en la administración pública.

El impacto. El presidente del Stenee dijo estar consciente del impacto económico del paro de labores, pero dijo, que es incomparable a los millonarios montos mensuales que eroga la ENEE en el pago a paracaidistas.

"El dinero lo podríamos invertir en fortalecer las cuadrillas de campo en zonas fronterizas con Guatemala, en Choluteca o en Olancho, en donde existe falta de personal técnico", expresó

Según el sindicalista, no existe presupuesto para comprar combustible a los vehículos de la empresa y tampoco dispone de dinero para cancelar la mensualidad en donde operan las oficinas de los sistemas regionales, como ocurrió en la Libertad, Comayagua.

"Es ridículo que estas situaciones ocurran en la ENEE, mientras personal supernumerario devengue entre 45,000 y 50,000 lempiras al mes y que, incluso, les hagan ajustes salariales y pagos retroactivos, pese a que estas personas no lleguen a trabajar a la empresa", denunció.