Tegucigalpa. A pesar de las constantes interrupciones en el suministro de energía eléctrica en varias zonas de Honduras, la junta directiva de la ENEE decidió no comprar más energía térmica.

Así lo dijo el gerente de la estatal eléctrica, Roberto Martínez Lozano, después que trascendiera que el gobierno se aprestaba a contratar 50 megavatios de energía con diésel, a un precio de 34 centavos de dólar el kilovatio.

Agregó que ese valor es elevado y tendría un fuerte impacto en las finanzas de esa empresa pública, razón por la cual no es viable la contratación de esa potencia.

El costo del kilovatio hora al consumidor final oscila entre US$0,12 y US$0,16 centavos.

La energía con diésel sería adquirida a Nacional de Ingenieros, la que resultó con la oferta más baja de la licitación pública internacional 100-003/2011, conocida como "Arrendamiento de potencia y su energía asociada para generación distribuida", en la que participaron Reimcasa y Cechsa.

Martínez Lozano aclaró que en su gestión han prorrogado dos contratos -Elcosa (80 MW) y Lufussa I (39.5 MW)- por la necesidad de contar con esa energía en el sistema interconectado de la ENEE.

Desfase. La necesidad de contratar 50 megas es para cubrir el desfase provocado por el incumplimiento de los contratos de CECHSA -150 MW- y Vetasa-Melecsa -55 MW-, lo que fue advertido a mediados de 2010 por el Banco Mundial (BM) y por la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (JICA).

El Heraldo denunció el 3 de diciembre de 2010 que las autoridades de la ENEE pretendían adjudicar de manera directa 50 MW a una de las térmicas que no había cumplido el contrato.

Esa situación obligó a la junta directiva de esa empresa a suspender la adjudicación directa y convocó el 14 de febrero de 2011 la licitación pública internacional 100-003/2011, la que fue declarada fracasada por los altos precios ofertados.

Los 50 megavatios de energía son necesarios para cubrir la demanda que se presenta en la zona noroccidental del país y es ahí donde se pretendían instalar las 25 turbinas que producirían la potencia requerida.

Se esperaba que Cechsa y Vetasa-Melecsa entregaran 50 megavatios cada una a principios de 2010, sin embargo, ambos proyectos se encuentran paralizados por una serie de contradicciones legales.