Puerto Cortés, Honduras. La operación de infraestructura más importante de Honduras, Puerto Cortés, comenzará a pasar a manos de firmas extranjeras a partir del uno de febrero de 2013.

Al menos dos de los diez más grandes administradores de terminales navieras del mundo se harán cargo en el corto plazo del principal activo logísticos del país en la costa atlántica. 

La información fue brindada por el presidente de Coalianza, Carlos Pineda, para detallar cómo avanza el proceso de concesión del muelle de contenedores en donde se desarrolla un 70% de las operaciones logísticas del puerto y del muelle granelero por donde ingresa el 90% de los alimentos y materias primas que se consumen en el país.

El funcionario expresó que en el caso del proceso del muelle de contenedores, ya compraron las bases de la licitación unas 20 empresas, entre ellas, diez de las principales firmas del mercado internacional. 

“Esperamos que exista una importante participación durante la etapa inicial. En este momento obviamos brindar los nombres de los postores para mantener una sana competencia”, dijo.

“En una empresa como Puerto Cortés, consideraríamos exitoso si al menos dos firmas ofertaran. En este caso, esperamos que participen más de tres y exista un nivel de competencia tremendo”, expresó.

El fideicomiso ya adjudicado a Banco Ficohsa tiene una duración de 30 años y la inversión inicial que se proyecta asciende a unos US$500 millones y está dirigida a la construcción de una terminal nueva y la ampliación del puerto. 

“Una vez que alcance ciertos niveles de tráfico de carga, entonces, se trasladará la operación en el año 15. Se haría, para ello, una segunda licitación de la parte que está funcionando ahorita y también se efectuaría una pequeña ampliación, menos ambiciosa de la que se realizará durante la primera etapa”, dijo.

Entonces coexistirían dos operadores en el puerto, que competirían por brindar las mejores tarifas y servicios. Se garantiza que el puerto se convertirá en una facilidad altamente competitiva como así ocurre en el Puerto del Cayao, Perú, dijo el funcionario.

Graneles. Por otra parte, dijo, que ya inició la licitación para adjudicar la construcción de la terminal de graneles y se espera que sea adjudique a mediados de marzo de 2013. Ambos procesos se adjudicarán mediante licitaciones diferentes. 

“Esperamos que en el presente año se puedan ver las inversiones en Puerto Cortés”, declaró Pineda. Para el presidente de Coalianza, es básico realizar una reforma en esta terminal naviera, porque los barcos graneleros pueden esperar hasta 31 días frente al puerto a la espera de ser descargados. Además se estima un plazo de hasta ocho días para que pueda ser exportada la carga que llega a esta terminal, cuando el plazo normal no debe ser superior a las 24 horas de haber llegado a Puerto Cortés.

La historia. El proceso de concesión por 30 años de esta infraestructura inició con la conformación el 23 de noviembre de 2011 de la Sociedad Operaciones Portuarias de Honduras SA de CV, con un capital mínimo de 25.000 lempiras (US$1.233,9) y máximo de 100.000 con el fin fundamental de formular, contratar y ejecutar actividades vinculadas a infraestructura portuaria pública y privada.

Por otra parte, el 20 de diciembre de 2011, en la página electrónica de la Secretaría de la Presidencia, se publicó que en la reunión de Consejo de Ministros se autorizó contratar un fideicomiso especial para la construcción de la terminal de graneles en Puerto Cortés. La iniciativa según el gobierno, se efectúa como parte del plan de expansión y modernización de la referida plataforma portuaria nacional. 

El fideicomiso lo maneja la Comisión para la Promoción de las Alianzas Público Privadas (Coalianza) y la Comisión Interventora de Puerto Cortés a través de Banco Atlántida. Además, el 15 de enero de 2012, se constituyó la Sociedad Puertos Marítimos de Honduras SA de CV, con un capital mínimo de 24.020.000 lempiras (US$1.185.590) y máximo de 100.000.000 millones. 

La finalidad principal de la sociedad es la construcción de infraestructura portuaria, la celebración de contratos de todo tipo y la administración de puertos, muelles, atracaderos, aeropuertos y escolleras, entre otros. Ambas firmas referidas pertenecen a Bancatlán.