Honduras. El precio del frijol rojo, la cebolla y el camote, entre otros alimentos de consumo popular, continuaron encareciéndose hace unas semanas en los mercados capitalinos y en la céntrica Feria del Agricultor.

Los productores explican que las lluvias dañaron aún más las plantaciones de hortalizas, vegetales y granos básicos cultivados en poblaciones aledañas a la capital.

El presidente de la Feria del Agricultor en Honduras, Julián Banegas, informó que en el transcurso de esta semana continuó el alza en el precio del frijol rojo, principal alimento en la dieta de los hondureños.

En un plazo estimado de un mes y medio se elevó el valor de las cinco libras de frijol que a inicios de agosto se vendían en 50 lempiras (US$2,59)y que ayer alcanzó 60 (US$3,11).

El mayor encarecimiento del alimento se experimentó el seis de agosto de este año. A su vez, en los mercados capitalinos se venden las cinco libras de este producto hasta en 65 lempiras (US$3,37), según las cotizaciones efectuadas de manera reciente.

La carga de frijol rojo, consistente en 200 libras, se cotiza a precio de mayorista a 2,000 lempiras (US$103,70) , de acuerdo con el muestreo efectuado por el Sistema de Información de Mercados de Productos Agrícolas de Honduras (Simpah).

Banegas, dijo que para esta semana se vieron obligados a elevar el precio de este producto porque se encuentra poca oferta en el mercado, debido a los daños provocados en las zonas productivas del país.

En cambio, se mantuvo el precio de la medida del frijol tinto, a 55 lempiras (US$2,85), similar al de la semana anterior. "Concertamos con los demás productores mantener este precio para no afectar al consumidor final", indicó.

Vegetales frescos. El efecto de las lluvias en las plantaciones de verduras, según el presidente de la Feria, mantiene al alza al precio del repollo, que en los mercados locales se vende hasta en 45 y 50 lempiras por unidad (US$2,33 y US$2,59). En esta feria se mantendrá este sábado en 35 lempiras (US$1,81).

Lamentó que varios de estos productos no pueden salir al mercado debido al enmohecimiento. "Las amas de casa cuando cortan el repollo por la mitad se dan cuenta que una parte está buena y que la otra está afectada por el moho", indicó.