Tegucigalpa. El aumento de los costos de producción de la panadería en Honduras continúa abriendo una gran brecha a la importación de pan.

Los industriales aseguran que estos recientes aumentos a la leche, los huevos, el aceite, la sal y la harina vienen a desincentivar más la producción nacional.

Se presume que las importaciones de productos derivados de la harina pasarían de 30% a 50%, de lo que se consume nacionalmente.

Según cifras de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), en Honduras se consumen 2,4 millones de quintales de harina. Jimmy Dacareth, industrial panadero, aseguró que en este momento el mercado no resistiría un aumento al precio del pan, y que una medida que podría tomar el sector es reducir el tamaño del producto, aunque esta medida no reduce realmente los costos de producción.

"Muchos están pensando en hacer más pequeño el producto, no es con modificación de tamaño, sino vía precio", dijo Dacareth.

Agregó que "lo mas lógico es subir precios, el aumento no puede ser menos a los cincuenta centavos, pero eso se detiene porque es difícil para nosotros quebrar la figura del lempira. Pensamos que viene una canibalización de los panaderos y los molinos deben reaccionar".

Impuestos estatales. El empresario lamentó que el gobierno mediante la denominada "Tasa Cero" obliga a los empresarios a pagar impuestos por los insumos que se utilizan en la producción de productos integrados en la canasta básica de alimentos y que están exentos del pago del 12% de Impuesto sobre Ventas (ISV).

"Ha venido una avalancha en impuestos municipales, la retención del uno por ciento para los que no generan pagos a cuenta, aumento a la mano de obra, energía eléctrica, agua, teléfono y todas las semanas sufrimos por el alza del combustible", detalló el empresario.

La aplicación de impuestos ha llevado a que casi el 90% de las panaderías se conviertan en informales para evitar el pago de cargos municipales.

Esta industria recibe el incremento de todas sus materias primas, el más reciente aumento fue de la harina de trigo, que pasó de 670 (US$34,79) a 759.50 lempiras (US$39,44), para un aumento de 89.50 lempiras (US$4,64) el quintal.