Tegucigalpa. El “arrozazo II” tiene vía libre para ingresar al mercado hondureño tras el pago de los aranceles, 56 días después de haber llegado a Puerto Cortés a bordo del barco UCB Sacramento.

El pago de 40.670.764,07 lempiras (más de US$2 millones) por multas, recargos y el correspondiente arancel por más de 10.000 toneladas de arroz, se realizó el sábado a mediodía mediante una transacción electrónica, confirmó el titular de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI), Enrique Castellón.

“Nosotros determinamos el precio al momento que se realizó la transacción, en base a un precio commodities, cuando el importador compró el producto entonces había un precio de US$362 la tonelada, y no sobre US$92”, dijo Castellón, al asegurar que el proceso se realizó de forma transparente.

Irregular. La polémica por la irregular importación de más de 14.000 toneladas de arroz salió a la luz pública tras la denuncia de los productores nacionales que obligó la intervención del presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa.

De ese total, unas 4.000 toneladas sí estaban amparadas en el Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos (Cafta), por lo que fueron descargadas hace unos días.

Las restantes 10.000 toneladas pretendían ser ingresadas como desabasto de 2012. Luego, el importador interpuso ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de San Pedro Sula un amparo en contra de la resolución de la DEI que indicaba que este debía pagar unos 48 millones de lempiras de arancel o regresar a Estados Unidos.

Castellón afirmó que la cantidad a pagar fue de cerca de 41 millones y que la misma incluye más de 30 millones por el arancel y unos 8 millones de lempiras por multa.

La cifra es diferente a la inicial, 48 millones de lempiras, ya que en esta estaba incluido el 45% de arancel para todo el contingente, pero se le restó las 4.000 toneladas que estaban amparadas en el Cafta, según Castellón.

Mientras tanto el contrabando de unas 4.000 toneladas de arroz, denunciadas por el presidente Lobo Sosa, sigue sin resolverse, aunque se dijo que había ingresado para merienda escolar, las autoridades de la DEI negaron el ingreso del grano al país.