Tegucigalpa. El subsecretario de Comercio, Juan José Cruz, manifestó que aún falta importar unas 5.000 toneladas de arroz, de las 17.000 aprobadas por el gobierno para abastecer la demanda nacional durante este año.

En el marco de esta transacción se ha desatado una polémica entre productores y procesadores por una supuesta distribución inequitativa de la referida cuota.

Cruz dijo que productores e industriales hablaron en un primer momento de importar 30.000 toneladas métricas, eso representaba al Estado un sacrificio fiscal de US$5,1 millones (100 millones de lempiras) al dejar de percibir los impuestos respectivos.

"El análisis nos indicó que solo se debía permitir el ingreso de 17,000 toneladas, de las cuales 12.000 de ellas ya fueron importadas", indicó.

Para el funcionario, eso indica, que es injustificado el temor de algunos productores de que se "inundará" el mercado local con el ingreso de este alimento.

Adelantó que se inició una investigación para confirmar señalamientos de que al menos tres molinos han introducido un mayor porcentaje de las 12.000 toneladas de arroz introducidas al país.

El funcionario explicó que un empresario ha prestado el nombre de su molino para importar y distribuir este grano entre otros molinos de inferior tamaño.