Impulsar la actividad minera es uno de los objetivos del gobierno de Honduras para el presente año, por lo que las autoridades mantienen un acercamiento con países que cuentan con una basta experiencia en el tema.

La intención del gobierno es aprender de las experiencias de países como Chile, quienes han hecho de este rubro uno de los que sustentan su economía.

El viceministro de Minas de Chile, Pablo Wagner, durante su visita a Honduras con el fin de iniciar un proceso de asesoramiento y acercameinto entre ambos países, reveló los avances y proyecciones de ese país sudamericano en la actividad minera.

- ¿Por qué es importante que un país cuente con una industria minera?

- La experiencia de Chile recoge que nosotros tenemos una industria que ya está alcanzando niveles cerca del 25% del Producto Interno Bruto (PIB), exportaciones de más de US$50 mil millones, y hay una generación de desarrollo muy importante especialmente en algunas regiones del país.

- Esta actividad, entonces, fortalece la economía nacional...

- La minería es una palanca del progreso, permite que por cada dólar invertido, otro se invierta en otras áreas de la economía; por cada empleo directo que genera una minera, se generan 5 ó 6 empleos en otras áreas relacionadas a la minería, o en diferentes áreas.

- Si no se aprovechan los recursos, ¿puede el país quedarse a la zaga considerando la demanda asiática?

- La economía china este año probablemente crecerá un 8%, tiene una gran demanda por infraestructura por casas, automóviles, etcétera; todo potencial de desarrollo en un país de mas de 1.200 millones de habitantes y todo el Asia Pacifico en general. Eso significa que van a demandar recursos naturales, y eso demanda recursos mineros; eso implica que el precio de los minerales se haya mantenido tan alto durante los últimos tres años, es una oportunidad histórica para que estos negocios se puedan desarrollar en todo Latinoamérica, tomando en cuenta que en Latinoamérica hay inversiones proyectadas de aquí al final de la década, por más de US$20 mil millones solo en inversión minera.

-  ¿De ahí la importancia de que cada país tenga un marco legal para este fin?

- Al ser una palanca del progreso, todos los países que tengan recursos naturales, creo que tienen la obligación de generar un marco institucional que permita atraer la inversión estable para poder generar la inversión y generar el progreso que permita no solo la generación de empleos directos, sino además una recaudación importante para el fisco.

- ¿Cual es la experiencia de Chile en recaudación por esta actividad? 

- Uno de cada US$4 que se recauda en Chile proviene de la minería, todo gasto en educación en Chile, es equivalente a la recaudación minera.

- ¿Cómo manejan las autoridades chilenas la oposición a este tipo de proyectos?

- Hay que generar un sistema de minería sustentable, esa es la minería del siglo XXI, aquella que permite compatibilizar la adecuada tecnología para el desarrollo minero con un cuidado eficiente del medio ambiente y un respeto por comunidades directamente afectadas.

Eso significa que hemos generado una buena legislación institucional minera que permite atraer la inversión, pero una buena institucionalidad ambiental que permite y obligue a que todas las empresas mineras antes de comenzar los proyectos, tienen que generar estudios que especifiquen en detalle cómo serán los planes de mitigación  ambiental que se deben hacer.

- ¿Es importante entonces socializar los proyectos con las comunidades?

- Nosotros hemos aplicado normas internacionales y nacionales de la adecuada consulta a las comunidades afectadas, dadas de manera tal de que ellas participen también del progreso y el desarrollo. Eso significa sustentabilidad, hacer que los distintos actores involucrados en el proyecto estén de acuerdo en su forma de exploración y explotación; y que ese proyecto genere beneficio por los próximos 20, 30 ó 50 años.

- ¿Entonces sí es posible encontrar puntos de encuentro?

- La solución no es impedir que un proyecto se haga ni que el proyecto se haga en contra de las comunidades, la gracia está en encontrar un acuerdo de manera tal que el proyecto se pueda hacer de manera sustentable, generando beneficios directos a esas comunidades y al país, respetando a las comunidades.

Cuando el estudio de impacto ambiental recoge las inquietudes de las comunidades, debe ser aprobado por autoridades regionales y después por las autoridades nacionales; por lo tanto se construye un proceso de acuerdos para poder mitigar aquellos aspectos en que la comunidad pude ser afectado. Negarse por negarse, puede frenar el desarrollo.

- ¿En qué dimisión afecta a una comunidad la explotación a cielo abierto?

- La explotación a rajo abierto se puede hacer normalmente, y hoy en día la tecnología de mitigación ambiental y también desde el punto de vista del aire y de la contaminación acústica, ha permitido hacerla perfectamente. Nosotros tenemos en Chile rajo abierto a solo seis kilómetros de una ciudad, y se puede compatibilizar el desarrollo, aunque en Chile se irá desarrollando aún más la minería subterránea, esa es la tendencia.

- ¿Hay forma de sustituir el cianuro para evitar la contaminación?

- Eso es complejo, porque es un proceso químico y en el caso de la separación del oro hay que utilizarlo, pero eso no significa que sea contaminante, se puede perfectamente utilizar de una forma adecuada para no producir riesgo para la población.

- ¿Qué pasa si un país no cuenta con un instrumento legal para la actividad minera?

- Bueno, hay cuatro puntos claves para desarrollar bien la minería. Primero, tener condiciones para que se explore y tener ventajas comparativas; segundo, generar un marco institucional en los aspectos de concesiones mineras e impuestos; tercero, generar institucionalidad ambiental asociada a todas las actividades productivas; y cuarto, un sistema de gestión de acuerdo con comunidades para que todo esto atraiga la inversión extranjera.

Durante su visita al país, el viceministro de Minas de Chile firmará en representación de su gobierno, un memorando de entendimiento con Honduras, con el fin de coordinar la cooperación binacional en materia minera.

El funcionario sudamericano visitará el proyecto minero en el departamento de Santa Bárbara y mantendrá reuniones con el presidente del Congreso Nacional, Juan Orlando Hernández.

Se espera que en los próximos meses se discuta en el pleno del Legislativo el proyecto de ley de minería en Honduras, iniciativa que ha provocado el malestar en varias comunidades al interior del país, ya que aseguran que este tipo de actividades contaminará sus municipios.

Este martes, grupos campesinos protestaron en el centro de la capital.

"Este es un golazo que le están metiendo a "Pepe" Lobo", exclamó el obispo Luis Alfonso Santos al referirse a la ley, mientras se manifestaba en los bajos del Congreso Nacional.

En ese sentido, el presidente de la Comisión de Minería del Congreso Nacional, Donaldo Reyes Avelar, manifestó que ese poder del Estado está a la espera de socializar la nueva ley con los dirigentes que se oponen a la misma.