Tegucigalpa. El contrato para la construcción del aeropuerto comercial de Palmerola, en Comayagua, generará una nueva polémica en Honduras. Entre los puntos controversiales de las negociaciones destaca el período de concesión de ese bien público, ya que el operador privado -InterAirports S.A.- quiere 30 años de administración.

El gobierno de Honduras decidirá si acepta o no el plazo solicitado por el operador privado de las terminales aéreas comerciales del país. InterAirports ha anunciado que invertirá US$100 millones en Palmerola en un plazo de 10 años.

El Estado de Honduras mantiene vigente la concesión de las cuatro terminales aéreas del país -Toncontín, Ramón Villeda Morales, Golosón y Juan Manuel Gálvez- por un período de 20 años, o sea desde el 1 de octubre de 2000 al 30 de septiembre de 2020.

Sin embargo, el Congreso Nacional, que preside Juan Hernández, aprobó el 14 de diciembre de 2011 la ampliación del contrato hasta 2040, aprovechando el tema de la construcción de Palmerola, lo que generó una serie de señalamientos de ciertos sectores de la sociedad ya que restaban nueve años para la caducidad del acuerdo.

Un mes después el presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa, vetó el mencionado decreto que contenía el aumento de US$30 a US$60.30 de la tarifa de salida internacional, así como de US$2,06 a US$5 la tasa para los vuelos domésticos, quedando sin validez el citado convenio y, por ende, la ampliación del contrato.

Hasta el momento, el contenido del nuevo contrato no ha trascendido, el que se conoció puede ser presentado este día en el Consejo de Ministros para su análisis, discusión y aprobación.

Las condiciones técnicas y económicas han sido concertadas por los equipos negociadores de InterAirports y de la Comisión para la Promoción de Alianzas Público-Privadas (Coalianza), las que llevan cinco meses conversando, mayor al plazo de 15 días anunciados por el presidente Lobo Sosa.

Vigencia. En las negociaciones sostenidas por los personeros de InterAirports con los funcionarios de la Coalianza se ha abordado el tema de la duración del contrato para la construcción, operación y mantenimiento de Palmerola. Sin embargo, el Consejo de Ministros es quien decidirá si aprueban o no los 30 años solicitados por el operador privado.

Ejecutivos de InterAirports consideran que por el perfil del proyecto del nuevo aeropuerto comercial en Comayagua se requiere de un mayor tiempo, dado que agregan que uno de los factores a considerar es la recuperación de la inversión financiera, ya que se está hablando de US$100 millones en un período de 10 años.

Generalmente los préstamos para el financiamiento de este tipo de obras de infraestructura disponen de un plazo mínimo de 10 años.

Otro aspecto a analizar es el flujo de pasajeros que se puedan movilizar por Palmerola y tomando en consideración que la principal fuente de ingreso sería el cobro de la tasa de salida internacional, las recaudaciones por ese concepto pueden resultar menores a las estimaciones.

Aseguran que “el ingreso generado por el tráfico de pasajeros puede ser insuficiente para amortizar la inversión y esa es una de las razones por las que planteamos que la vigencia del contrato sea por 30 años”, explicó un ejecutivo de la concesionaria.

Se ha anunciado que Palmerola tendrá capacidad para manejar un millón de pasajeros al año, que es una cantidad similar del tráfico de viajeros entrantes y salientes por las cuatro terminales comerciales de Honduras.  Ante ese panorama, la vigencia del contrato será uno de los puntos más álgidos en el Consejo de Ministros.