Tegucigalpa. US$65 millones recibirán los pequeños productores agrícolas de Hondurás para que mejoren su cosecha y comercialización. Estos recursos ya comenzaron a ejecutarse en los proyectos de Competitividad de la Economía Rural (Promecom) y el de Emprendesur. Se calcula que 55 mil familias se verán beneficidas.

El tercer componente de esta iniciativa se denomina Horizontes del Norte, que será lanzado esta semana en el marco de un taller sobre mejoramiento de cadenas productivas en La Ceiba.

El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) aportará US$30 millones y el resto lo financiarán el Banco Centroamericano de Integración Económica y la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP). De igual manera, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) dará una cantidad de recursos.

Los programas tendrán una duración de seis años.

Luis Gradiz, coordinador de Pobreza y Desarrollo Rural del PNUD, explicó que no sólo se les dará capacitación a los productores para que produzcan lo que el mercado demanda, sino que recibirán ayuda para reconstrucción de caminos y riego.

Enrique Murguía Oropeza, coordinador del FIDA para Centroamérica y el Caribe, mencionó que el fin de esta asistencia es que los productores también sepan negociar sus bienes. "La mayoría de los proyectos agrícolas ha tenido un sesgo productivista, porque los técnicos que se gradúan son muy buenos para producir, pero malos para vender", concluyó.