Tegucigalpa. El diferencial de precios es la principal razón por la cual se mantiene el crecimiento de las exportaciones de frijoles rojos a El Salvador. Datos de la prensa salvadoreña indican que el quintal de este grano básico se vende a 2.361,88 lempiras (US$125).

En cambio, el Instituto Hondureño de Mercadeo Agrícola (IHMA) lo compra a los productores locales a 1,600 lempiras ( US$84,4).

El presidente de la Asociación de Productores (Prograno), Luis Donaire, informó que Nicaragua enfrenta problemas de producción y el mercado salvadoreño se encuentra desabastecido de este producto.

La causa principal de este fenómeno fueron las atípicas lluvias e inundaciones que azotaron el territorio centroamericano a mediados del año anterior.

Según Donaire, la cosecha de postrera en el país comenzó a salir a los centros de venta a partir de noviembre de 2010 y se ha prolongado hasta el presente mes. Varios productores de Cantarranas y comunidades aledañas optaron por sustituir el cultivo de tomate por el de frijoles.

"Existe acaparamiento, pero no escasez de frijol en el país. Los precios continúan altos en el país por las condiciones de desabastecimiento en Centroamérica", indicó.

Además, se planifica para los próximos días una siembra tardía de frijoles en condiciones de emergencia, para evitar que las cinco libras del grano se coticen a 120 lempiras (US$ 6,33), como ocurrió durante el año anterior.

El secretario de Comercio, Juan José Cruz, solicitó a las autoridades de Banasupro que limiten la venta de una medida de frijoles por persona.

Vale 60 lempiras (US$3,16) en estas tiendas. "Si en Banasupro están vendiendo el frijol en fardos y en presentaciones mayores estaremos cayendo en la trampa de los comerciantes inescrupulosos", dijo. Banasupro posee unas 16 tiendas en la capital del país.