Tegucigalpa, Honduras. Además de la crisis y la reducción del presupuesto que atraviesa, la Secretaría de Obras Públicas, Transporte y Vivienda (Soptravi) tendrá que pagar US$18 millones a una empresa constructora de España que no finalizó la obra para la que fue contratada y que ganó en una demanda contra el Estado hondureño.

La empresa Elsamex fue contratada para las obras en el tramo carretero entre Tegucigalpa-Danlí, pero los trabajos no cumplen con los estándares de calidad, sino que se encuentran en pésimas condiciones.

El ministro de Soptravi, Miguel Angel Gámez, dijo que "es preocupante que una empresa que hizo un pésimo trabajo, demanda y gane la demanda".

A esta situación se suma, que tanto la constructora, como la empresa supervisora Inocsa provienen del mismo país, por lo que Gámez expresó que "no quiero pensar mal, que hubo confabulación o algo detrás".

Gámez explicó que la Secretaría ha reclamado a la empresa demandante por el "pésimo trabajo" y en lugar de atender las solicitudes, el Estado hondureño está "condenado a pagar" la suma millonaria.

El ministro anunció que se reunirá con la Procuradora General de la República, Ethel Deras, quien asignó un un abogado especial para defender a la institución de una manera más eficiente.

Gámez también reconoció que hay una deuda de 640 millones de lempiras (US$31,6 millones) con las empresas constructoras, de los cuales 240 millones de lempiras son una deuda directa de Soptravi, según lo que se ha documentado.

"No podemos seguir en endeudamiento permanente, porque se ha dicho que se quiere tener una secretaría organizada, eficiente y pasa porque el presupuesto sea usado de la mejor manera", detalló.

Por la situación económica que tiene la institución, actualmente hay 23 proyectos paralizados, 17 en ejecución y cinco paralizados definitivamente.

Gámez consideró que pese a las críticas contra la Comisión para la Promoción de Alianzas Público-Privadas (Coalianza), es un aliado estratégico que gestiona el financiamiento para la construcción de proyectos viales.

Agregó que en estos momentos se trabaja con el apoyo del Banco Mundial para rehabilitar la red vial de Honduras.

Despidos. Gámez informó que se podrían despedir a unos 454 empleados de Soptravi para evitar los problemas por falta de pago que se vivieron en los últimos días del 2012.

"El 29 de diciembre, hasta las 11:30 de la noche, estuvimos corriendo para honrar nuestras deudas y no queremos que esto se repita este año", declaró.

En estos días se realiza una evaluación del personal, junto a una auditoría de sueldos y salarios, para hacer un uso racional de los recursos, comento Gámez.

Para el año fiscal del 2013, se redujeron unos 400 millones de lempiras en el presupuesto de Soptravi, pero el ministro lo considera una ganancia, porque inicialmente se proyectaba que serían mil millones de lempiras.