Tegucigalpa. Con 102 megavatios de energía, el Parque Eólico Cerro de Hula, el primero y más grande en la región centroamericana, comenzó oficialmente su operación comercial el día 21 de diciembre de 2011, muy por delante del calendario previsto por el proyecto, informó este miércoles la operadora Energía Eólica de Honduras, S.A. (Eehsa).

Situadas a 24 kilómetros al sur de la capital, 51 turbinas de 2.0 MW cada una, proveerán a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) más de 100 MW, con un contrato de compra de 20 años.

El parque eólico es capaz de producir más de 360 ​​GWh por año, suficiente para abastecer a 150.000 hogares con energía limpia y renovable.

Adicional a la generación eólica se diversificará la cartera nacional de energía, reduciendo la dependencia de Honduras de la importación de combustibles fósiles, lo que sustancialmente le ahorrará al país millones de dólares durante los 20 años que dura el acuerdo con la ENEE.

"A pesar de significativos problemas logísticos y geográficos, la construcción de Cerro de Hula se terminó antes de tiempo, dentro del presupuesto y con casi 1 millón de horas-hombre de trabajo sin accidentes que lamentar ni pérdida de tiempo. Esto es el producto del trabajo en equipo, dedicación y compromiso de todas las partes involucradas en el proyecto ", dijo el Gerente de Proyecto por parte Globeleq Mesoamérica Energy y representante de Eehsa, Alexander Rojo.

Rojo añadió "que el éxito de la puesta en marcha de este proyecto no habría sido posible sin el dedicado apoyo y cooperación de las comunidades de Santa Ana y San Buenaventura, sus municipalidades, la ENEE y muchas otras instituciones gubernamentales que han estado participando en el desarrollo del proyecto."

Utilizando la tecnología y la experiencia del consorcio de Gamesa Wind EE.UU. LLC e Iberdrola Ingeniería y Construcción de México, se levantaron las 51 turbinas Gamesa G87 de 2.0 MW en un área del proyecto de 6,500 hectáreas de difícil topografía.

Durante la construcción, 650 puestos de trabajo fueron creados y las empresas locales también se beneficiaron por el incremento en los ingresos indirectos generados de la construcción del proyecto, así como un significativo aumento en el turismo local y recientemente internacional.

En el futuro, las comunidades locales y los municipios recibirán un paquete de beneficios por valor aproximado a los US$20 millones durante la vida útil del parque eólico, debido al pago de permisos de construcción, operación y contratos de arrendamiento con los propietarios.

Más allá de los beneficios económicos y ambientales, el proyecto Eólico Cerro de Hula también ha emprendido una serie de procedimientos de vanguardia social, ambiental, salud y seguridad, que han establecido estándares para proyectos de construcción del país en el futuro.

Esto incluye la implementación de un proceso de registro formal de tierras, títulos para los propietarios de terrenos en el área del proyecto, mejora del acceso por carretera, agua y electricidad, infraestructura para minimizar la erosión del agua de escorrentía, entrenamiento de subcontratistas locales en materia de salud, normas internacionales de seguridad de la construcción, así como un proyecto de reforestación comunitaria basado en rehabilitar y proteger el área de parque.

El Programa Forestal considera un aumento neto de 76.500 árboles.