Tegucigalpa. Alrededor de 90% de los productores agrícolas de Honduras se encuentran en la central de riesgo.

Los fenómenos naturales que azotaron al país durante  2010 afectaron a cientos de productores de todos los rubros, quienes perdieron sus cultivos y por consecuencia no pudieron cumplir con el pago de sus deudas.

Esta problemática se ha agravado al extremo de que los productores no son sujetos de crédito para la banca privada y la banca estatal no tiene capacidad para cubrir la demanda.

El viceministro de la Secretaria de Agricultura y Ganadería (SAG), José Artica, informó que se ha formado una comisión integrada por funcionarios de la SAG, Banadesa y la Comisión Nacional de Bancos y Seguros, con el objetivo de agilizar la depuración de la base de datos de las centrales de riesgo.

Artica dijo que es una realidad que muchos productores cayeron en la central de riesgo por falta de pago, pero también existe muchos que han cancelado sus compromisos y siguen en la lista de morosos.

Luis Donaire, presidente de la Asociación de Productores de Granos Básicos (Prograno), expresó que es necesario crear una estrategia que permita a los productores una garantía del Estado para producir.

"Cuando el productor pierde sus cultivos se queda de brazos cruzados y hasta el momento no hay forma de que alguien le ayude, por eso desde hace varios años venimos pidiéndole al Estado que se cree una estrategia para que la tierra sirva de garantía real. La actividad agrícola es de alto riesgo y se debe respaldar al productor", aseguró Donaire.

De acuerdo con las autoridades de Banadesa, en este momento se trabaja en la depuración de su cartera de clientes, con el objetivo de agilizar los préstamos a los productores.

Artica, quien también es presidente de la junta directiva de Banadesa, confirmó que utilizarán alrededor de 1.000 millones de lempiras provenientes de Petrocaribe.

Estos fondos serán destinados para nuevos créditos, en todos los rubros, pero enfatizó en el hecho de que se prestarán recursos a los pequeños productores de granos básicos, aprovechando los altos precios de estos productos.