Tegucigalpa. Para detener la caída en la producción de arroz en Honduras, los productores requieren de más financiamiento estatal.

Según el reporte crediticio de Agrobolsa, los productores de arroz en su mayoría reciben financiamiento directo de los beneficios y no del gobierno, a través del Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa).

En la presente cosecha de arroz, los productores de Guagolola recibieron más de 2,2 millones de lempiras en créditos privados (US$114.245), mientras que el gobierno apenas aprobó unos 200 mil lempiras (US$10.385).

De acuerdo con Andrés García, gerente de Agrobolsa, Banadesa se ha enfocado en otros cultivos y ha dejado a un lado a los productores de arroz y en este momento sería necesario un mayor aporte, que evite la reducción de las áreas cultivadas.

En relación a las compras de arroz, el reporte de Agrobolsa revela que estas suman más de 348 mil quintales entregados a la agroindustria, restando alrededor de 35 mil quintales.

Esa cantidad que falta por comercializar con la agroindustria corresponde a las zonas de Atlántida, Choluteca, Colón, Cortés y en un pequeña cantidad Yoro.

Los productores han recalcado que la inestabilidad en la firma del convenio de compraventa los ha desmotivado para seguir invirtiendo.