Puerto Cortés, Honduras. Puerto Cortés requiere una inversión de US$1.000 millones para recuperar la competitividad que en el pasado lo hizo merecer la categoría del principal puerto de Centroamérica. El proceso de recuperación, que requeriría 30 años, inicia en febrero, con la apertura del proceso de licitación.

Cada vez menos embarcaciones llegan a Puerto Cortés, y mientras sigue anclado, sus vecinos de Guatemala y Costa Rica avanzan.

La portuaria sigue generándole pérdidas sustanciales al Estado. José Antonio Pineda, comisionado de la Comisión para la Promoción de la Alianza Público-Privada, (Coalianza), recordó que en el 2011 Puerto Cortés generó pérdidas de 128,3 millones de lempiras (US$6,3 millones), y agregó que “con la mala administración que ha existido, las malas condiciones de infraestructura y equipo, está teniendo números en rojo, en la cual el Estado está teniendo que aportar recursos”.

El desmejoramiento del puerto se ve reflejado en el bajo tráfico que reporta. Según el comisionado arriba del 35% de las importaciones y exportaciones del área se mueven a través de Puerto Cortés.

Las necesidades. Pineda señaló algunas de las necesidades de que fuera el desembarcadero estrella de Centroamérica, entre las que destacan mejoras en la infraestructura. “La infraestructura necesita mucha inversión porque la tecnología y los equipos que se están usando no son ni las más convenientes, ni las más eficientes y seguras”, refirió.

También mencionó que hay que ampliar la capacidad de los muelles por el volumen que desde ya se están visualizando en lo que va a venir. “Adicionalmente hay que hacer infraestructura en la parte de las bodegas y en la terminal de contenedores”, dijo.

Y lo preocupante es que el país no tiene esa capacidad de invertir, “la Empresa Nacional Portuaria (ENP) no tiene la experiencia en administrar un puerto eficientemente”.

Licitación. El próximo mes, Coalianza iniciará la recepción de ofertas de importantes grupos y de acuerdo a los cálculos realizados por esa institución, para 2014 iniciaría el despegue de Cortés.

Compañías de calibre mundial como DP World (Dubai Ports World), el español Grupo TBC (Terminal de Contenedores de Barcelona) y el francés Grupo Bolloré (que conforman un consorcio), al igual que AP Møller-Mærsk de Dinamarca y la empresa asiática HPH (Hutchison Port Holdings) adquirieron las bases de licitación y han realizado acercamiento con las autoridades de la ENP, navieros, autoridades locales y sector social para conocer más de cerca la situación del puerto y presentar su oferta, el próximo año, para administrar la terminal de contenedores.

Pineda asegura que en el caso de Puerto Cortés el mecanismo del fideicomiso garantiza la transparencia en la administración de esos activos en el tiempo.

“Se va a buscar un operador con nivel internacional con experiencia demostrada a nivel mundial para poder garantizar las inversiones y acreditar la capacidad en la administración de puertos”, aseguró.

Dos etapas. Para rescatar se seguirán dos etapas. El contrato es por 30 años y el fideicomiso que administrará el patrimonio es por 30 años. Se tienen identificadas dos terminales, la A y B.

“En la terminal A está predeterminada la inversión de US$500 millones, de los cuales el Estado invertirá una cantidad de 95 millones mediante un préstamo del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), el cual es importante porque le da cierto nivel de transparencia al proceso para tranquilidad del pueblo hondureño”, detalló.

Se requieren mejoras en los muelles y otros equipos, así como en la terminal de contenedores que será crucial su modernización. También hay terminal que se deberá licitar.