Tegucigalpa, Honduras. Las oportunidades están dadas para que el sector textil y de la confección tenga un vigoroso repunte al establecerse en Honduras inversión extranjera directa por US$500 millones en la producción de algodón y en el establecimiento de hilanderas. 

“A la fecha la industria textil y de la confección importa el equivalente a US$1.000 millones anuales en hilo. Las compras las realiza la industria textil a hilanderías diseminadas en las Carolinas, Texas, Luisiana, Alabama, Nueva Orleans y otros estados de la unión americana, así como en Centroamérica”, indicó Daniel Facussé, presidente de la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM).

Es del parecer que estas industrias norteamericanas reciben un suministro de energía eléctrica a precios competitivos y las que se encuentran en la región carecen de la capacidad para atender la demanda de la industria hondureña. Es por esta razón que Honduras es el principal comprador de hilo a esta industria estadounidense.

“Las textileras radicadas en el país importan el 38% de todo el hilo producido en EE.UU. Entonces, la idea es tener una política energética agresiva para atraer a estas industrias al país”, indicó Facussé, quien se mantiene en conversaciones con los inversionistas extranjeros. 

Según información recopilada en la AHM, estas empresas hilanderas se caracterizan por ser intensivas en inversión de capital y, por lo tanto, en consumo energético.

La operativa. Las oportunidades están dadas, según el industrial, para que se inicie con el cultivo de algodón en Choluteca y en El Paraíso, así como en otras regiones de Centroamérica. De esta manera se buscaría incorporar al sector agrícola en un proceso industrial. 

La materia prima, entonces, sería consumida por estos productores de hilo que se instalarían de manera inicial en los parques industriales diseminados en la costa norte del país. Además existirá un gran potencial para la fibra sintética, que es un hilo utilizado para confeccionar prendas dedicadas al deporte. 

“En conclusión, dijo el presidente de los maquiladores, al instalarse la industria hilandera en el país, Honduras se consolidaría no solo como el cuarto país exportador de prendas de vestir a EE.UU., sino que venderíamos materias primas a otras naciones”, indicó.

Impulso gubernamental. Facussé proyectó que estos proyectos se lograrán en el corto y mediano plazo gracias al apoyo que les brinda el gobierno del presidente Juan Hernández y funcionarios como el ministro sectorial de inversiones, Alden Rivera, y los secretarios de Infraestructura. 

“Vemos que está concluido un plan gubernamental de inversiones para atraer al país a estas industrias y generar miles de puestos de trabajo que son necesarios para mejorar las condiciones económicas por las cuales transita la población”, indicó.

La inversiones. El presidente de la AHM confió que otros incentivos para atraer nuevas inversiones y generar más empleo son las Zonas Especiales de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE).

Facussé refirió que en los últimos días se publicó en el diario oficial La Gaceta la lista de los nombres de las personas que integran el comité de las mejores prácticas de las ZEDE. 

“Esta instancia está integrada por personalidades locales e internacional promotoras del ámbito del desarrollo de las ZEDE. Además están integrados por personalidades del mundo que oscilan entre gobernantes, diplomáticos, economistas que han desarrollado empresas en el ámbito internacional”, expresó.

Estas personas, continuó, proceden de Estados Unidos y de Europa en su mayoría, que garantizarán que se cumplan las reglas de juego en cada una de las ZEDE. De manera preliminar, estas zonas se encontrarán en el Consejo Nacional de Inversiones que promoverá a las ZEDE mediante el instituto que se llamará Pro Honduras, encargado de cambiar la imagen de país.