Tegucigalpa. Mientras el nuevo gerente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), Emil Hawit, pide el clásico compás de espera para analizar los problemas de la institución para tomar decisiones, el sector privado urgió al funcionario a que estudie de manera acelerada la solución a la problemática de la estatal eléctrica.

Hawit expresó que se analizará si procede la anulación del polémico contrato de 100 megavatios aprobado por el Congreso Nacional a favor de la compañía estadounidense Westport y dejó entrever que no está claro qué ocurrirá con el contrato de Servicio Hondureño de Medición Eléctrica (Semeh) a tres meses de que expire su vigencia.

El director del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Armando Urtecho, urgió al gerente de la ENEE a que estudie de manera acelerada esta problemática.

“Quieren solventar todos estos problemas con la renuncia de un funcionario y dejaron todas las bombas puestas”, expresó.

Para el ejecutivo, el anterior gerente Roberto Martínez Lozano no debió renunciar a su cargo, sino responder ante las instancias jurídicas correspondientes por la negociación del leonino contrato de 100 megavatios.

Urtecho fue del parecer que en la anulación de este convenio deben brindar su opinión el Ministerio Público, el secretario de Recursos Naturales, Rigoberto Cuéllar, y el Tribunal Superior de Cuentas (TSC).

“Por qué no dicen nada al respecto. Pido a las diferentes autoridades que participan en la junta directiva de la ENEE que sean hombres por primera vez y que asuman su papel”, expresó.

Para el director del Cohep, el gobierno está exonerado de toda responsabilidad porque quien negoció este convenio fue el entonces gerente de la ENEE, Roberto Martínez Lozano.

“La responsabilidad es de Martínez Lozano y él debe asumir su responsabilidad. Vemos que la situación es muy fácil y que se termina el problema al renunciar un funcionario público”, expresó.

En tanto, se mostró escéptico de que al anularse la vigencia de este contrato el gobierno enfrentará una millonaria demanda como en su momento lo advirtió el exgerente.

“Es sencillo porque ya pasaron más de 90 días desde que entró en vigencia este contrato y -Westport- no ha generado un tan solo megavatio en el país”, indicó.

La empresa extranjera no ha gestionado los permisos ambientales respectivos ante la Secretaría de Recursos Naturales y tampoco pagó una fianza de cumplimiento por US$1,3 millones.

El contrato de Westport fue aprobado por el Congreso Nacional el 17 de noviembre de 2012 y publicado el 24 de noviembre de 2011.

El artículo número tres de este convenio ordena a la empresa Westport comenzar a generar 50 de los 100 megavatios aprobados mediante diésel 60 días después de entrada en vigencia este acuerdo.

El director del Cohep sugirió al nuevo gerente de la ENEE que convoque en el transcurso de la presente semana a una sesión de junta directiva para disolver este contrato.

El gerente de la ENEE expresó, en el marco de un foro, que se tomará el tiempo suficiente para nutrirse de varias opiniones.

“Vamos a llamar a la Procuraduría General de la República (PGR) porque este tema no es para enredar al país”, indicó.

“Vamos a hacer todos los informes legales que tengamos que hacer para determinar si se continúa con el contrato. No arriesgaremos al país a enfrentar una demanda internacional”, dijo el funcionario.

Por otra parte, aseguró que se analizará también la situación del contrato del Servicio Hondureño de Medición Eléctrica, que vence en mayo de 2012.