Tegucigalpa. Las negociaciones que la Comercializadora de Electricidad Centroamericana de Honduras (Cechsa) y la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) realizaron para modificar el contrato de generación de 150 megavatios de energía a carbón continúan arrojando irregularidades.

Ahora el consorcio honduro-guatemalteco quiere vender la licencia autorizada para la construcción de la planta sin cumplir con las leyes nacionales.

Las reformas han sido conocidas por la junta directiva de la estatal eléctrica, la que preside Rigoberto Cuéllar, secretario de Recursos Naturales y Ambiente, pero no han sido aprobadas.

Versión original. Según la cláusula 20 del contrato 013-2008, aprobado mediante decreto 159-2008 y publicado en La Gaceta 31,818 del 22 de enero de 2009, la cesión de derechos y obligaciones por parte del vendedor -Cechsa- y del comprador -ENEE- se ajustará a varias disposiciones, la que deberá contar con la autorización de la junta directiva de la estatal eléctrica.

Una de las disposiciones es que el vendedor deberá acreditar con documentos que se ha ejecutado más del 60% del presupuesto de instalación de la planta.

Se estima que el costo de la central será de US$300 millones. Asimismo, Cechsa puede gravar o ceder los derechos que le otorga el presente contrato en beneficio de cualquier financista que ha dado los recursos.

La modificación. El acuerdo logrado entre Roberto Martínez Lozano, gerente de la ENEE, y Juan ángel Bueso Molina, gerente de Cechsa, con fecha 25 de enero de 2001, contempla que la cesión de derechos no estará sujeta al nivel de ejecución de la construcción de la planta.

Únicamente se necesitará la presentación de documentos en que se acredite la capacidad legal y financiera del cesionario propuesto para cumplir con las obligaciones que asumiría.