Tegucigalpa. Las autoridades de la Unidad Técnica de Biocombustibles de la Comisión Administradora del Petróleo (CAP) de Honduras, informaron que tres empresas del Grupo Jaremar serán las primeras en apegarse a los incentivos a la Ley de Biocombustibles.

Roger Irías, técnico de la Unidad Técnica de Biocombustible, comentó que se analizan nuevas solicitudes y se espera que diez nuevas empresas se beneficien.

Exoneraciones. Este primer grupo de empresas está libre del pago del Impuestos Sobre Renta, Impuesto al Activo Neto y demás conexos a la renta durante 12 años. Además, estarán exentas de otros pagos de impuestos y tasas estatales, según los detalles brindados por la CAP.

Tendrán derechos arancelarios a todos los bienes destinados a la construcción y para todos aquellos equipos y repuestos que sean necesarios para la operación de la planta de producción.

Los proyectos gozan también de los demás beneficios de la Ley de Aduanas en relación a la importación de maquinaria y equipo necesario para la construcción y operación de los citados proyectos por el período que dure la construcción, así como los beneficios adicionales establecidos en la Ley del Régimen de Importaciones Temporales (RIT).

Para que las empresas se puedan a pegar a estos derechos necesitan contar con permiso de operación otorgado por la Secretaría de Industria y Comercio.

Es necesario que estén ubicados en el territorio nacional y utilicen insumos de origen nacional, en un porcentaje no menor al 51%. En primer lugar deben contar con todas las condiciones para producir biocombustible.

Beneficiarios. Desde el 2005 el Grupo Jaremar desarrolla y usa su propio combustible para toda la flota de camiones de su empresa. Para producir biodiésel, el aceite se extrae de la semilla cultivada de palma.

El Grupo Jaremar comenzó a utilizar en su planta de San Alejo la fibra o biomosa de la fruta de palma para generar su propio vapor y electricidad, que se requiere para la elaboración de productos que manufactura. Además, produce Biogás de las lagunas de oxidación, el cual se usa para generar energía eléctrica que se necesita en las plantas productoras.