Los consumidores asumen la ineficiencia técnica y financiera de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) de Honduras.

El elevado porcentaje de pérdidas técnicas y no técnicas que arrastra esta empresa estatal la hunden aún más en la crisis financiera acumulada desde hace varios años.

La ENEE pierde en el camino entre las centrales y los domicilios de sus clientes más de una quinta parte de su generación eléctrica debido a problemas técnicos y por el hurto de energía, indicó el ex gerente financiero de la ENEE, Gilberto Ramos.

Una proyección efectuada por las autoridades anteriores de la ENEE indica que la estatal reportará durante los próximos cinco años un déficit promedio a los 4,000 millones de lempiras (US$209 millones, aproximadamente).

La ENEE, entre junio y septiembre del presente año, aplicó un ajuste a sus tarifas que oscila entre 6% y 9%. Además el gobierno grava con un 12% de Impuesto Sobre Ventas (ISV) a los clientes que consumen arriba de 750 kilovatios hora al mes.

Las proyecciones. Según el técnico, la meta propuesta era reducir el porcentaje de pérdidas a un 14%, porque es inevitable dejar de perder un porcentaje de la energía cuando es trasportada a través de cables metálicos.

Un informe semestral elaborado por Secretaría de Finanzas a junio del presente año indica que el porcentaje de pérdidas técnicas al segundo trimestre de 2010, es de 22,9%, superiores en 0,5% a las registradas en 2009, que fue de 22,4%, a pesar de efectuar la revisión y calibración de medidores a medianos consumidores, comerciales y residenciales, eliminación de servicios directos aprobados y no aprobados por la empresa, revisión y eliminación de promedios y anomalías reportadas por transparencia y el Servicio de Medición Eléctrica de Honduras (Semeh) y otros, así como la realización de ajustes por hurto de energía.

"La diferencia entre 22,9% y 14% es de un 8,9% que cuesta producir energía, pero que no se factura y en consecuencia no puede ser cobrado", indicó.

Para el técnico esta situación es preocupante, porque si las pérdidas continúan con una tendencia alcista, indican que todos los esfuerzos efectuados por la ENEE a la fecha son insuficientes y se deben efectuar otras acciones. "Algo malo está ocurriendo, porque la meta era menguar este porcentaje negativo de manera paulatina", expresó.

Las pérdidas de energía achacadas a razones comerciales pueden generarse porque algunas residencias o empresas están interconectadas al sistema nacional y se obvió brindar el respectivo aviso al departamento de facturación de la ENEE. Otra opción es que los clientes se interconecten de manera ilegal sin disponer de un medidor o el contador esté alterado para no registrar el contenido real. "Existen varias incidencias que pueden derivarse por causas administrativas, fraude de los usuarios o negligencia", afirmó.

Pérdidas técnicas. Un estudio efectuado con financiamiento del Banco Mundial (BM), denominado Temas y Opciones del Sector Energía, indican que buena parte de las pérdidas eléctricas son comerciales y pueden reducirse en el corto plazo con medidas correctivas agresivas.

Cita el texto, que del 25% de pérdidas totales reportadas en 2007 las de origen técnico representaban 10 puntos porcentuales, lo que implica que las comerciales ascendían a 15 puntos por ciento.

El fraude es el responsable de un 39% de las pérdidas comerciales de la ENEE, un 29% adicional es generado por conexiones en colonias marginales y el 29% restantes a errores en el proceso de facturación eléctrica.

Además, la mayor parte de la red eléctrica del país fue instalada a finales de la década de los 70 del siglo pasado, cuando entró en operaciones la represa Francisco Morazán. Sin embargo, la demanda eléctrica ha crecido en un promedio de un 6% anual que sobrecarga las líneas eléctricas.

Arreglos de pago. El subgerente de la regional Centro Sur de la ENEE, Ernesto Cálix, expresó que en el presente gobierno existe una mayor flexibilidad para que los clientes cierren un acuerdo de pago.

"Existe una apertura respecto a los planes, plazos y montos para renegociarlos. Antes se le decía a los abonados que abonaran un 40% del total de la mora y esto descapitalizaba a las empresas", indicó el funcionario.

Es inconveniente, continuó, cerrar empresas para recuperar el monto de la energía vendida, sino que deben continuar operaciones, para que establezcan un acuerdo de pago.

La morosidad es graduada en el tiempo entre los 30 a los 120 días y más. "En la medida que esta mora se prolonga, es infructuosa suspenderles el servicio a los clientes. La ENEE opta por entablar acciones legales para recuperar esos valores que le pertenecen al pueblo hondureño", indicó el funcionario.

Mediante el denominado operativo, "Cero deuda", se elevó en 340 millones de lempiras (US$17,7 millones aproximadamente) la recaudación de la ENEE, pero la mora total asciende a 1,200 millones de lempiras (US$62,6 millones aproximadamente), indicó.

Según el funcionario, las directivas de algunos patronatos de colonias marginales recaudan el monto correspondiente al pago de la energía eléctrica, pero no es enterado a la ENEE. Sin embargo, Calix explicó que gran parte de estas deudas pertenecen al gobierno central, a entes descentralizados y a varias alcaldías municipales.