Aun con los descuentos anunciados durante la semana pasada por el gobierno federal, los bloqueos que se han registrado en la carretera de Acapulco afectarán “fuertemente” la ocupación hotelera del puerto el fin de año, que históricamente ronda entre 95 y 100%, advirtió el presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles, Rafael García.

“La señal de que se sigan cerrando vialidades no es buena. Hablé con hoteleros recientemente y su ocupación no llega a 50%, en una temporada donde andaban en 90%. Falta blindar la carretera”, comentó.

En conferencia conjunta con la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV), el empresario explicó que los paseantes no quieren tener incertidumbre de quedarse varados siete u ocho horas y podrían preferir otros destinos como Veracruz.
A la espera de operativo

Este viernes comenzará formalmente la temporada vacacional de invierno y la secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, había dicho que se lanzaría el respectivo operativo de protección a los turistas, pero no ocurrió.

El presidente de la AMAV, Julio César Castañeda, consideró que las medidas para incrementar los flujos turísticos a Acapulco ayudarán, pero serán insuficientes para alcanzar “los buenos niveles” que había otros años.

“El pasado fin de semana estuvimos allá y vimos el destino muy desolado, aunque estuvo muy tranquilo el recorrido y eso es lo que estamos tratando de comunicar a nuestros clientes para que se sientan seguros de ir”, refirió.
Respetar acuerdos, pide IP

En tanto, Armando Bojórquez, presidente de las Viajes Bojórquez, expresó que los apoyos serán insuficientes.

“Tenemos el caso de los descuentos en aerolíneas para que viajen a Acapulco, pero los asientos que están incluidos son pocos (...) También está el caso de los autobuses, se habló de descuentos que ya existen y el transporte terrestre es el que más se usa para llegar. Las empresas se deben comprometer a dar los descuentos prometidos en un programa real e integral que lleve paseantes”, acotó.
Sectores afectados

En una reunión de secretarios de desarrollo económico de la zona sur-sureste del país, realizada en Cancún, Enrique Castro, titular de la Sedeco Guerrero, reconoció que la actividad económica que más está resintiendo los acontecimientos de violencia vividos en Ayotzinapa es, sin lugar a dudas, el turismo.

Dijo que mientras en el 2013 a estas alturas el puerto de Acapulco reportaba ocupaciones cercanas a 90%, al cierre del 2014 apenas alcanzan niveles de 60%.

Indicó que las otras dos actividades económicas importantes en Guerrero, la agroindustria y la minería, no se han visto trastocadas como el turismo, pues incluso hay dos inversiones mineras importantes en puerta en la región norte y la tierra caliente.