El grupo financiero HSBC admitió este martes ante el Senado de Estados Unidos, tras haber sido acusado de tolerar durante varios años el lavado de miles de millones de dólares, defectos en sus operaciones.

En la oportunidad también reconoció haber cerrado sucursales en México en las zonas que consideraba de alto riesgo de lavado de dinero.

Además, detalló que HSBC en México tenía abiertas en 2008 casi 50 mil cuentas abiertas en las Islas Caimán por un total de US$2.100 millones por presunta violacion de normas mexicanas, las cuales fueron cerradas. Ambas decisiones fueron ejecutadas con el fin de ejercer más control, según publicó el portal www.sexenio.com.mx.

"Las decisiones fueron tomadas para establecer estrictos límites sobre los negocios en dólares estadounidenses que hacemos en México, cerramos sucursales donde creemos que hay alto riesgo de lavado dinero y ahora estamos en el proceso de cerrar todas las cuentas de HBMX (la filial mexicana) en las (Islas) Caimán", afirmó el ex presidente de HSBC en México entre 2007 y 2008, Paul Thurston.

Por otro lado, también se dio a concoer en un informe del Senado de Estados Unidos que el banco británico HSBC y su filial estadounidense ocultaron operaciones con Irán por un valor de US$16 mil millones en seis años, violando así las reglas estadounidenses sobre trasparencia durante todo ese período, como detalló el medio online.