El banco británico HSBC apartó US$2.000 millones para lidiar con cuestiones regulatorios en Estados Unidos y para compensar a clientes británicos por prácticas de ventas abusivas, al reportar una caída del 3% en su ganancia subyacente.

Un reporte del Senado estadounidense criticó este mes a HSBC por permitir que clientes transfieran fondos desde países peligrosos, y el banco dijo el lunes que está apartando unos US$700 millones para cubrir "cuestiones regulatorias y ligadas al cumplimiento de la ley".

Analistas han dicho que el tema podría resultar en una multa de alrededor de US$1.000 millones.

El reporte del Senado criticó la cultura "profundamente contaminada" en el banco y dijo que, entre el 2007 y el 2008, las operaciones mexicanas de HSBC movieron US$7.000 millones a las operaciones del banco en Estados Unidos.

El presidente ejecutivo Stuart Gulliver se disculpó el lunes por el asunto.

"Pedimos disculpas por los errores del pasado en relación con los controles anti lavado de dinero, y es una prioridad para la dirección incrementar las medidas ya adoptadas para gestionar el riesgo y asegurar el cumplimiento más eficaz", dijo.

El mayor banco de Europa apartó US$1.300 millones para compensar a los clientes del Reino Unido por ventas abusivas de productos financieros.

HSBC reportó el lunes una ganancia antes de impuestos de US$12.700 millones para los seis meses hasta finales de junio, un alza de un 11% en el año y por encima del pronóstico promedio de los analistas de US$12.500 millones, según una encuesta realizada por la empresa.

Pero su utilidad subyacente, excluyendo las ganancias de los activos estadounidenses de ventas y pérdidas sobre el valor de su propia deuda, fue de un 3% en el año a US$10.600 millones.

A las 0855 GMT, las acciones de HSBC caían un 0,1% a 530,8 peniques.