Ciudad de México. HSBC Holdings PLC invertirá US$1.300 millones en un plan de cuatro años para estandarizar sus operaciones en 15 países latinoamericanos, dijo este jueves un alto ejecutivo.

El director ejecutivo para América Latina y el Caribe de la firma, Emilson Alonso, dijo que el gasto en la estandarización afecta la rentabilidad del grupo en la región, que actualmente llega a un 11%, comparado con la meta corporativa de entre el 15% y el 19%. Sin embargo, agregó que los beneficios de alinear productos, sistemas y estándares de servicios al cliente justifican el gasto.

México es el mercado más interesante en América Latina para HSBC en los próximos cinco años, debido a su escala, así como el potencial y tamaño de su mercado.

Alonso dijo que el grupo espera recuperar los niveles de rentabilidad buscados en 2012 o 2013.

Factor regional. América Latina contribuyó US$883 millones en utilidades previas a impuestos el grupo en la primera mitad del año, lo cual representa un 8% de los beneficios de US$11.100 que el grupo obtuvo en aquel período.

Del ese total, Brasil y México aportaron a US$478 millones y US$224 millones, respectivamente.

En esencia, HSBC convertirá sus dos mayores mercados latinoamericanos, México y Brasil, en centros regionales para incrementar la eficiencia. México atenderá a 10 países. A pesar de tener costos de mano de obra más altos que otros países de la región, México ofrece personal relativamente más calificado y redes de comunicaciones más confiables, dijo Alonso.

México: la estrella de la región. El ejecutivo agregó que México es el mercado más interesante en América Latina para HSBC en los próximos cinco años, debido a su escala, así como el potencial y tamaño de su mercado.

Comparado con países como Chile y Brasil, México tiene una baja penetración bancaria. Sólo el 41% de la población posee cuentas bancarias, según la asociación de bancos de ese país.