Londres. HSBC Holdings PLC dijo este martes que se deshará de activos valorizados en US$100.000 millones, reducirá su banca de inversión y reformulará sus negocios en Estados Unidos y Europa, una reforma drástica que implicará 35.000 despidos en un plazo de tres años.

El banco, que ha tenido más dificultades para mantenerse a la par de rivales más focalizados y más pequeños, quiere ser más competitivo mientras lidia con un crecimiento más lento en sus mercados principales, el coronavirus, el Brexit y tasas de interés más bajas.

HSBC indicó que fusionará sus negocios de gestión de patrimonio y banca privada, reducirá las operaciones de acciones en Europa y disminuirá las sucursales minoristas en Estados Unidos para eliminar US$4.500 millones en costos.

"La totalidad de este programa apunta a que nuestra nómina vaya de 235.000 a un número más cercano a 200.000 en los próximos tres años", dijo a Reuters Noel Quinn, presidente ejecutivo interino.

El prestamista británico, cuyas enormes operaciones asiáticas operan con base en Hong Kong, afirmó que la epidemia de coronavirus había impactado significativamente al personal y a los clientes.

En el largo plazo podría reducir ingresos y causar un alza en los créditos incobrables por cortes en las cadenas de suministro, agregó el ejecutivo.

El mayor banco de Europa por activos, que genera el grueso de sus ingresos en Asia, declaró que las ganancias antes de impuestos se derrumbaron un tercio, a US$13.350 millones en 2019. La previsión promedio era de US$20.030 millones calculados por corredurías y compilados por HSBC.

El desplome se debió a amortizaciones por US$7.300 millones vinculados a sus unidades de negocios de banca comercial y mercados y banca global en Europa.