Panamá. El paro de obreros de la construcción que afecta la ampliación del Canal de Panamá y cientos de obras en el país entró hoy su sexto día, mientras siguen las negociaciones entre el sindicato y la patronal del sector aunque sin avances en el tema salarial.

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, se quejó este lunes de que la huelga indefinida declarada por el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), impidió la inauguración de un hospital público en la provincia central de Veraguas.

"El Chicho Fabrega no se ha inaugurado por la intransigencia de Suntracs. Protesten pero no afecten hospitales", escribió el mandatario en su cuenta en Twitter.

El secretario general del Suntracs, Saúl Méndez, dijo este lunes a Efe que las negociaciones con la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) se mantienen y han avanzado en varios temas menos en el salarial, que sigue "estancado".

Desde enero pasado las partes discuten las 152 cláusulas del convenio colectivo que regirá por los próximos cuatro años, pero el alza salarial, que el sindicato exige sea del 80% frente al 21% propuesto por la patronal, ha trabado las negociaciones y propiciado la medida de fuerza.

La Capac ha alertado que aprobar un ajuste en el salario como el exigido por el Suntracs obligará a elevar el costo de las viviendas y contraerá el mercado de la construcción, uno de los principales motores de la economía local que representa el 13,3% del producto interno bruto (PIB) del país, según datos del gremio.

Méndez precisó este lunes a Efe que en el caso de las llamadas "megaobras", como la ampliación del Canal de Panamá, el Suntracs, que tiene al menos 70.000 afiliados, exige un aumento del 100% del salario para los próximos 4 años.

La ampliación de la vía acuática por la que pasa casi el 6% del comercio mundial está totalmente paralizada desde el miércoles pasado, sin que la Autoridad del Canal ni el consorcio GUPC, a cargo del principal proyecto del ensanche y liderado por la española Sacyr, hayan precisado el impacto en el cronograma de trabajos.

Por diversas causas, entre ellas un conflicto contractual este año de más de tres meses entre GUPC y la Autoridad del Canal, el proyecto de ampliación registra ya un retraso de 15 meses, con diciembre de 2015 como nueva fecha probable de finalización.