Lima. Los trabajadores sindicalizados de la minera peruana Volcan, la cuarta más grande productora de plata y zinc del mundo, iniciaron este martes una huelga indefinida por mejoras salariales, pero la medida de fuerza era acatada por una minoría de empleados, dijo un dirigente.

El sindicato de mineros de Volcan espera reunirse desde las 10.00 hora local (1500 GMT) con la empresa para dialogar en busca de solucionar el conflicto laboral, tras una primera cita el lunes cuando no llegó a ningún acuerdo, dijo a Reuters el dirigente Arsenio Pérez.

Los trabajadores que acataban parcialmente la huelga son de las unidades San Cristóbal, Andaychagua, Carahuacra y la concentradora Mahr Tunel, que producen alrededor del 40% de la producción de zinc y plata de Volcan.

Representantes de la empresa Volcan no estuvieron disponibles de inmediato para comentar la situación.

Pérez afirmó que el sindicato ha propuesto un alza salarial de 7 soles (US$2,58) diarios, pero la empresa plantea un aumento de 4,40 soles (US$1,61) diarios a sus salarios.

"Ayer (lunes) en las negociaciones no hubo ningún avance, nosotros hemos hecho una modificación a nuestra propuesta inicial. En concreto hemos flexibilizado nuestra demanda sobre el bono del refrigerio, pero no sobre el salario", afirmó.

Volcan reportó recientemente un aumento interanual del 63 por ciento de sus ganancias en el tercer trimestre del año, a uno US$100,1 millones, impulsada por el alza en los precios de los metales y pese a una menor extracción minera.

La minera Volcan, que suministra alrededor del 3 por ciento de zinc y 2% de plata de la producción mundial, tiene en total doce minas y seis concentradoras en Perú, el segundo mayor productor mundial de zinc y cobre, el segundo de plata, el cuarto de plomo y el sexto de oro.

En todo el 2010, la producción de zinc de Volcan bajó un 1% frente al año previo, a 349.687  toneladas, mientras que la de plata cayó un 4,4%, a 20,1 millones de onzas, según los estados financieros de la compañía.

El anuncio de huelga se produce en momentos en que el país encara varios conflictos sociales por temores medioambientales o en busca de mayores beneficios para las zonas donde opera el rico sector minero, clave para la economía de Perú, que registra un fuerte crecimiento desde hace varios años.

La productora Cerro Verde, controlada por la gigante Freeport, está en huelga desde hace seis semanas en demanda de aumento de sueldos.

Los conflictos son un reto para el presidente Ollanta Humala, que busca reducir las más de 200 protestas sociales en el sector minero y energético, que contemplan inversiones por US$45.000 millones en la próxima década.